Tener un buen storytelling como estrategia de marketing BTL eleva las probabilidades de que una campaña triunfe en festivales internacionales de publicidad y mercadotecnia, tal como sucede en Cannes Lions.

En la más reciente edición de este evento anual se ha podido constatar que la creatividad no tiene límites, y que una buena historia, contada de una manera apropiada, congruente con la marca y que genere inmediatamente una conexión emocional con el consumidor está destinada a un reconocimiento e impacto mundial.

Un storytelling, si bien no genera explícitamente un call to action hacia la compra de producto, sí contribuye de forma significativa al branding y recordación de marca, al igual que del producto en cuestión.

Ahora, a unos días de que concluya la 64 edición de Cannes Lions, se hace una mención especial para aquellas marcas que, gracias a su buena ejecución, innovación, objetivos claros y un alto nivel de creatividad, lograron cautivar a jurado, brands, público y medios de comunicación con sus historias.

Pero ¿qué tienen los storytelling que cautivan a propios y extraños?

Retoman un tema o situación real

Casos como el de Ikea y su campaña 24m2 Syria, donde recreo una casa siria, ejemplifica puntualmente cómo una situación real, que actualmente se vive y se ha dado desde hace varios años, puede impactar a una audiencia tanto por su creatividad como por el mensaje que comunica, una realidad que desafortunadamente no cesa.

Hablan sobre temas y personas comunes

El storytelling de Gillette, y que lo hizo merecedor de un Golden Lion en Promo and Activation, nos narra la historia de una familia donde tres generaciones se hacen presentes, y cómo es que un hijo le retribuye a su padre todo lo que ha hecho por él.

Dicha historia es familiar para cada familia en todo el mundo; no habla sobre la vida de una celebridad o persona con la que difícilmente se podría identificar el consumidor, al contrario, es una historia que muchos ya han vivido de manera similar, lo que sin duda despierta emociones y favorece notablemente la recordación de marca.

Emociones a flor de piel

Retomando la campaña de Gillette, hablar de la figura paterna, de la historia que hay detrás de ese hombre, de su relación con sus hijos y nietos, y lo que significa un padre en la vida de cada persona, junto con una narrativa sutil, clara y con personajes de la vida real, son razones suficientes para que las emociones despierten, el público se conmueva, se identifique, e incluso termine con un nudo en la garganta.

No cabe duda que el storytelling es una de las estrategias favoritas y de mayor impacto en el target. Da la oportunidad de emocionar al consumidor, de hacerle revivir momentos en su vida, de que se sienta identificado, y en términos de marketing, refuerza el branding y recordación de marca.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL