Con el objetivo de llegar a nuevos consumidores, y hacerlo de una forma distinta y menos intrusiva, Pepsi incursiona ahora en el mundo del cine.

A través de su participación como coproductor en la película Uncle Drew, que fue estrenada el pasado viernes, esta empresa es la primera de la industria de alimentos y bebidas que logra tener crédito como coproductora en una película.

Esta propuesta fílmica, en realidad es un content marketing audiovisual en el que la empresa busca tener una mayor exposición ante los espectadores, pero sobre todo llegar a nuevas generaciones de consumidores, mediante una opción de contenido no intrusivo, propositivo y con un storytelling que vincule atinadamente a Pepsi con la trama de la historia, así como con sus personajes.

Al igual que Pepsi, Gatorade, que también es un producto que forma parte del portafolio de esta compañía, tiene apariciones continuas en la película. Esto va desde logotipos en distintos lugares donde se desarrolla la historia, hasta la presencia de máquinas expendedoras.

La producción de esta película se realizó conjuntamente Creators League Studio, para incrementar su promoción de marca.

Cifras de Statista revelan que el valor de mercado que ostenta PepsiCo actualmente es de 138,100 millones de dólares, mientras que el de Coca-Cola es de 179,300 millones de dólares.

Storytelling para conectar con el consumidor

Una de las características que distinguen a un buen storytelling es la sencillez en su trama, así como los personajes que resultan familiares al espectador.

En este sentido, la propuesta de Uncle Drew, desarrollado por Pepsi, pone justo eso en pantalla: un basquetbolista encubierto, en un barrio de Estados Unidos.

Al ser el basquetbol uno de los deportes más practicados y vistos en ese país, es claro que Pepsi intenta llegar a nuevas generaciones de consumidores, a través de una historia en donde los clientes se identifiquen no solo con la historia, sino también con la propia marca, y de esta forma, crear una conexión emocional con el público, lo cual podría derivar en una preferencia de marca y sentido de pertenencia.