Las estrategias comerciales deben adoptar medidas para adoptar las ventas o el servicio al cliente, de acuerdo al valor que espera recibir el consumidor. Un marketing enfocado al cliente coloca la satisfacción del cliente al centro, con el propósito de cumplir con las demandas y, a la vez, superar las expectativas del mercado.

Las tiendas en línea tienen un gran reto al orientar sus procesos y marketing hacia la satisfacción del cliente. Uno de los principales distintos de las plataformas de compras en línea orientadas al cliente está en la reducción de procedimientos requeridos para efectuar una compra. Es por eso que las tiendas líderes del mercado optan por integrar más formas de pago, información sobre los productos, así como campañas de promoción que incentiven la adquisición de determinadas categorías de productos.

Proyecciones de eMarketer señalan que las ventas de comercio electrónico representen el 13.7 por ciento de las ventas de minoristas a nivel mundial en 2019. Un dato que muestra que el comercio electrónico se está convirtiendo en una parte importante de los retailers en el mundo. 

Respecto a la estrategia orientada al cliente, las plataformas digitales y smartphones, según el Observatorio eCommerce y Transformación Digital, permiten al usuario estar siempre conectado, con lo que se obtienen más probabilidades de éxito para la conversión de un cliente potencial, visto que el consumidor obtiene información en tiempo retail, independencia y repuestas inmediatas, productos diferenciados y flexibles, calidad en el servicio postventa, así como una experiencia diferenciada y multicanal.

Las tecnologías integradas en las plataformas de ecommerce han permitido alienar a las personas con los procesos de compra, haciendo que su experiencia sea satisfactoria. La adaptación de los productos digitales y servicios es más importante que nunca con la finalidad de entregar conveniencia al comprador. 

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL