La búsqueda por estar más tiempo ante los ojos del consumidor, ganar presencia y hacerse presentes en varios lugares, son razones que han llevado a diversas marcas a utilizar OOH.

Este tipo de publicidad exterior se define, según Andrés Castañeda, director corporativo de Mercadotecnia y Experiencia al Cliente de Aeroméxico, como un tipo de promoción exterior que una marca usa para difundir determinados mensajes, a fin de que estos sean atendidos por muchas personas cuando éstas se encuentran en espacios públicos.

Es tal su relevancia, que la inversión dirigida a varios de sus formatos ha crecido en los últimos años en México. Tan solo en 2016 el monto registrado fue de 6,978 millones de pesos, cifra que al término de 2017 incrementó hasta llegar a los 7,215 millones de pesos, de acuerdo con estadísticas del Departamento de Investigación de InformaBTL.

Factores que pueden poner en riesgo un OOH

Aun cuando colocar un espectacular en una zona altamente transitada y con un gran logo de la marca en cuestión, eso no garantiza que será un recurso eficaz o que impactará positivamente en la promoción de una empresa.

Por ello, es necesario que cada compañía se enfoque en definir adecuadamente sus objetivos, además de evitar algunas cosas, al momento de crear y colocar publicidad exterior.

  • Mala redacción y falta de claridad en el mensaje: en un OOH las faltas de ortografía no pasan desapercibidas, al igual que mensajes ininteligibles, de ahí la importancia de crear piezas con textos bien escritos, claros y capaces de decir mucho en tan pocas palabras.
  • Usar textos largos y rebuscados: la publicidad exterior requiere de mensajes concretos que, con poco, digan mucho, esto motivado por el poco tiempo que una persona mira una valla o espectacular. Es conveniente evitar tecnicismos, palabras rebuscadas, así como textos largos que eviten una lectura amable y fluida.
  • Saturación de elementos: si se va a integrar texto e imagen, es importante que no exista una saturación de ambos, esto para evitar un desinterés en el consumidor, una falta de comprensión y nulo recuerdo de la marca y mensaje que se han visto.
  • No investigar, antes de definir su ubicación geográfica: Sandra Melgoza, directora de Mercadotecnia de Cinemex, dijo en entrevista para InformaBTL que debe haber una investigación previa que permita determinar el lugar idóneo para colocar un OOH, por lo que se debe considerar nivel de tránsito peatonal, flujo de automóviles, cercanía con puntos de venta de la marca, nivel socieconómico que prevalece en la zona, altura, visibilidad, entre otros elementos.
  • Permisos del gobierno: a fin de evitar una clausura o suspensión de actividades, es necesario que se conozca si la agencia o empresa que prestará el servicio cuenta con los permisos necesarios para que el OOH y la promoción e inversión de la marca no sean afectados.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL