Es común que un emprendedor cometa errores al lanzar nuevas ofertas al mercado. De ahí surge la innovación empresarial y aumenta el espíritu emprendedor en aquellas personas que desarrollan sus ideas y las convierten en un servicio o producto.

Sin embargo, al elegir el para comunicar esta nueva oferta se puede cometer el error de lo seleccionar el medio adecuado, lo cual puede afectar posteriormente la labor de ventas para la compañía emergente.

Según expertos, las ventas son un resultado, por tanto quienes se encuentre iniciando un negocio no deben enfocar todos sus esfuerzos en obtener ventas, también deben dar prioridad a la generación de más valor a los posibles clientes. ¿De qué manera? Por medio de una mejor comunicación, es decir, un mayor valor en el contenido en redes sociales, en el servicio o producto.

Por otro lado, el Marketing Directo gira entorno a una filosofía: ofrecer al cliente productos o servicios de forma personalizada y directa, Por tanto, es importante que al diseñar una estrategia de Marketing Directo se elija bien qué formato tendrá el mensaje que se comunicará al target.

Uno de los errores más comunes que cometen las pequeñas empresas es que utilizan el formato de las tarjetas de presentación para colocar un anuncio y eso no es eficiente. Las tarjetas de presentación suelen contar con una tamaño entre 5cm x 9 cm, espacio adecuado para colocar datos como nombre de la persona, de la empresa u organización, dirección, contacto, entre otros elementos básicos.

Pero si se tiene planeado usar este formato para dar un mayor contenido o información sobre la marca o producto, prácticamente estarás desperdiciando tu dinero debido a que el mensaje que comuniques no será atractivo y, sobre todo, darás poca información al prospecto.

Por tal motivo, será mejor que evites usar este formato y utilices el adecuado para hacer tu mensaje más efectivo y tu estrategia tengo un alto grado de eficacia.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL