Durante años las marcas han utilizado diversos métodos para conocer qué sucede en la mente del consumidor, al momento de elegir un producto, de reaccionar ante una campaña de determinada manera, o que lo hace permanecer o alejarse de cierta marca. Ante tales interrogantes, las neurociencias, aplicadas al neuromarketing, han sido de gran ayuda para dilucidar esas y más cuestiones.

Es importante mencionar que el neuromarketing no predispone una intención de compra o influye en la manera en cómo un cliente percibe a una marca, sino que se encarga de conocer cómo reacciona una persona, a nivel cerebral y emocional, antes ciertos estímulos.

Al saber lo anterior, una empresa puede desarrollar campañas más efectivas, con mensajes y acciones específicas, bien dirigidas al público meta y con los elementos necesarios para que cause el impacto esperado.

Neuromarketing: priming, estímulos que hacen recordar

Dentro de los diversos conceptos que las neurociencias ayudan a describir, apoyados en la psicología, destaca el término priming.

Según un artículo de investigación de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas, de la Universidad de Medellín, el priming se define como un tipo de memoria que se activa ante el reconocimiento de estímulos previamente presentados.

Por ejemplo, cuando a una persona se le pide que reconozca un producto, éste buscará elementos o estímulos que lo ayuden a asociarlos con lo que desea comprar, los cuales pueden ir desde el aroma y textura, hasta la forma del empaque, y así saber de qué producto y marca se trata.

A través de este tipo de memoria llamada priming, se puede tener acceso consciente y rápido a los bienes, en la medida en que se convive con ellos o con base en la frecuencia de su consumo.

El funcionamiento de esta memoria sugiere que las compañías deben invertir en campañas que fomenten la recordación de marca, así como la de mensajes y productos, en todos los puntos de contacto posibles, esto con el objetivo de generar estímulos no solo sensoriales, sino también semánticos.

De igual forma, dicha universidad señala que el priming tiene que ver con el aprendizaje del cliente, es decir, que gracias al conocimiento sobre cómo funciona, se pueden ejecutar estrategias de marketing que emitan un mensaje reiterativo y coherente que habrá de crear redes neuronales más fuertes, por lo que la recordación de marca será cada vez más sencilla.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL