El dinamismo en la manera en que consumen las personas, aunado a la penetración de tecnología en actividades diarias, ha hecho que marcas se apoyen en el neuromarketing para tener información real sobre el target, y ver la manera en cómo procesa los mensajes y qué detona una compra o preferencia por un marca.

Se trata de aquella ciencia que investiga y estudia cómo se comporta el cerebro durante un proceso de compra, independientemente de si está en un punto de venta o en una tienda online, así como descifrar las reacciones que tiene el ser humano, a nivel cerebral, ante una campaña publicitaria.

Alba Ferrer Coyo, autora de “Neuromarketing, la tangibilización de las emociones”, afirma que esta ciencia persigue 6 cosas en particular:

  1. Saber cómo el sistema nervioso traduce los estímulos que el individuo recibe cada día, así como su procesamiento.
  2. Estudiar la efectividad de mensajes publicitarios.
  3. Orientar la selección del formato de medios más adecuado para conectar emocionalmente con el consumidor.
  4. Analizar la mente del consumidor, a fin de predecir su conducta futura.
  5. Permite desarrollar, de manera eficaz, todos los aspectos del marketing (comunicaciones, producto, precios, promociones, entre otros).
  6. Mejorar la planeación estratégica de branding, para centrarlo en las verdaderas necesidades, expectativas y deseos del consumidor.

Por ello, decir que con el neuromaketing se pueden diseñar estrategias mercadológicas no es una de sus funciones, más bien ayuda a la marca a identificar los procesos y mecanismos que influyen en la decisión de compra.

¿Por qué se debe aplicar en estrategias BTL?

Al ser una ciencia longeva, proveniente de la psicología y otras ciencias encargadas de estudiar las funciones cerebrales, es preciso que toda campaña de marketing haga uso del neuromarketing para que, antes de diseñar cualquier estrategia y ponerla en marcha, se conozca a detalle la forma de cómo llegar al consumidor, y cómo es que éste recibirá el mensaje que se le muestre.

Con ayuda del neuromarketing, toda marca tiene la posibilidad de conocer la forma en que una persona procesa cierta información, y en base a ello generar campañas que lleguen puntualmente a la mente del target y sean lo suficientemente efectivas para generar los resultados esperados.

Para generar campañas que realmente conecten con el cliente, persuadan, motiven la compra, confianza y cercanía con la marca, es preciso tener en cuenta 3 indicadores que el neuromarketing es capaz de medir y así proveer información útil:

  • Atención: Se enfoca en descubrir qué estímulos, situaciones o acciones hacen que el consumidor centre toda su atención y sentidos en un producto o situación específicos.
  • Emoción: Da cuenta de cuándo y de qué forma se puede apelar a los sentimientos para que el producto o servicio sean bien recibidos por el consumidor.
  • Memoria: Permite saber qué factores influyen en la retención de información a corto, mediano y largo plazo.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL