Se trata de una estrategia below the line que conecta a dos extraños por las calles mientras esperan por su café en una vending machine ubicada en las calles de Alemania. Esta campaña de Nescafé logra entrar en los terrenos del experiencial marketing, del marketing emocional y, por su puesto, del street marketing.

Notas relacionadas:
3 acciones below the line que te harán amar a Nescafé
Nescafé desnuda a los empleados de una cafetería
¿Qué pasa con las marcas que no se llevaron un león? Nescafé nos da la respuesta

La campaña consistió en colocar cámaras conectadas entre sí de un poste a otro en donde se ubicaron las máquinas expendedoras de café. El propósito fue convertir un momento ordinario en uno extraordinario al conectar a dos desconocidos de manera sorpresiva, pero amable, de modo que la reacción de las personas fuera positiva.

En el primer día en que se implantó esta estrategia below the line a la que llamaron Instant Connections, se obtuvieron 318 conexiones de personas alrededor de un café de Nescafé.

En definitiva, es una idea sencilla, pero que se volvió memorable por lo que se logra el objetivo de toda campaña de marketing: generar engagement.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL