00

Por supuesto, el establecer un plan que lleve al éxito no requiere solo de instinto, sino de objetivos claros y realistas.

Para esto, las siguientes claves serán de utilidad al momento de crear nuestro plan de Marketing Directo.

Pensar en ganancias, no en escatimar

El Return of Investment (ROI) o retorno de la inversión debe ser nuestra directiva principal al momento de crear una estrategia de Marketing Directo. La empresa debe pensar no en la cantidad de recursos que desee ahorrar, sino en considerar el nivel de ROI que la campaña represente. Nunca hay que perder de vista que lo importante es generar utilidades y no solo ahorrar recursos.

Ubicar al target

Como una de las nociones más básicas y fundamentales del marketing, es sumamente importante que la marca tenga bien establecido a su target. Es totalmente inútil ofrecer nuestro producto a personas que no lo necesitan. Lo importante es enfocarnos a quienes buscamos llegar y comprender sus necesidades y deseos.

Metas realistas

Es imprescindible que las metas que la campaña establezca sean alcanzables y sean previsibles. La razón es que, de cumplirse o no, habrá un panorama claro de que es lo que funciona dentro de la campaña y, en particular, para la marca. Cada estrategia tiene un momento específico en el que se sabe si funciona o no; es vital tenerlo ubicado.

Mensaje directo y sencillo

Los consumidores no tienen por qué descifrar lo que una marca intenta comunicarles. Es totalmente imprescindible que el mensaje que llegue a la audiencia sea claro, preciso y conciso. De otra manera, se habrá perdido el trabajo que costó crear el canal de comunicación con el que quizá hubiera sido nuestro nuevo cliente.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL