Luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara la imposición de aranceles a México, el Gobierno mexicano presiona para obtener más tiempo para negociar y evitar las tarifas.

Hasta este momento, funcionarios estadounidenses han reconocido la labor del equipo mexicano para solucionar esta situación. El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, reconoció la disposición de México por reducir el flujo migratorio hacia Estados Unidos, sin embargo, ha señalado que la decisión toca al presidente Donald Trump.

Las conversaciones con los funcionarios mexicanos comenzaron el pasado miércoles en Washington y continuarán en los próximos días. No obstante, si no se llega a ningún acuerdo, los aranceles del 5 por ciento comenzarán el lunes, con aumentos mensuales según lo programado.

En este sentido, si los aranceles se imponen, el costo que generen a las empresas se podría trasladar al consumidor. Al respecto, un reporte de Milenio muestra que las importaciones mexicanas podrían tener un impacto en el sector alimentos hacia el tercer trimestre del año, especialmente, en compañías como La Costeña, Herdez, Bimbo y Cuervo.

En grandes términos, los aranceles del 5 por ciento no generarán un mayor impacto a las empresas mexicanas con presencia en territorio estadounidense, pero de ir aumentando las tarifas sí se notaría el impacto.

Hasta el momento hay marcas que han declinado hablar sobre el tema de los aranceles. En tanto, se estima que las exportaciones que México realizó a Estados Unidos se valoraron en 346,500 millones de dólares, según la Oficina de Comercio Estadounidense.

Reportes señalan que algunas de las mercancías que México exporta a Estados Unidos son: aguacates, cerveza, computadoras, pantallas planas de televisión, frutos rojos, tomate, oro, petróleo, entre otros.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL