Hoy vamos a revisar lo relevante que son las galletas para el consumidor Mexicano, desde la información que nos reporta el panel de hogares de Kantar Worldpanel.

Es una de las categorías de consumo masivo que más variedad tiene, y es parte del grupo selecto de las 5 categorías más importantes para un hogar mexicano.

Este alimento horneado puede ser tanto dulce como salado, por lo que nos lo podemos encontrar en cualquier momento del día, incluso entre comidas.

Están en casi todos los hogares y se compran casi todas las semanas (42 veces al año). Un hogar está comprando prácticamente un kilo al mes. Si lo vemos en dinero, los hogares gastan $700 en este delicioso alimento al año, aunque este gasto solo representa un 3.3% de nuestro gasto en productos para el hogar. En el 16% de los viajes a las tiendas las compramos.

Si nos enfocamos en las que compramos para el hogar, 8 de cada 10 kgs que compramos son dulces, siendo el tipo “María” el más elegido, seguida de las “tipo sándwich”.

Obviamente si tenemos niños en casa, consumimos más de estos productos.

En cuanto a tipos de galletas (con chispas, de canela, etc.), un hogar compra 9.5 tipos distintos al año. Las variedades cubren las necesidades de integrantes específicos del hogar. Cada quién tiene su preferida, por lo tanto, mientras más numerosa es la familia, más variedades de galletas se consumen en el hogar.

La tiendita es donde se compran 4 de cada 10 kilos de galletas. Aunque hay una gran variedad de tamaños, cada vez que las compran, se llevan 190 grs. en este canal, mientras que en los autoservicios, que es el segundo canal donde las compran, se llevan 500grs.

Los cookies lovers (aquellos que no pueden vivir sin ellas y que se entenderían perfecto con el “monstruo come galletas”) compran 23 kilos de galletas al año, es decir, gastan más de $1,300 al año en este producto. Este grupo, que son el 20% de los hogares, son tan intensos porque las compran muy seguido, 70 veces en el año, es decir, cada 5 días. Entre más grande es la familia es más probable que sea un amante de las galletas, pero también la presencia de hijos adolescentes incrementa el consumo. Este grupo tiende más a comprar galletas dulces y en especial las surtidas, aunque también las “Marías” son de lo que más llevan. Noreste y Sureste es donde vive este grupo.

Esta categoría tiene la ventaja de que es posible consumirla en diferentes momentos de consumo. Juega en el desayuno, la cena, con la comida, dentro de la sopa y claro como tipo botana entre comidas. Hay tamaños para todos los gustos, desde paquetitos para que se acaben en una sola sentada, o los rollos para compartir. Y hasta se ocupan para crear otros postres como trufas o pays ya sea como base o incluso mezcladas.  Se compran todo el año, aunque las saladas tienen mejores ventas en cuaresma. 

Son una de las categorías que incluso hasta una misma marca se ha adaptado a cada mercado, sacando sabores afines ¿Se imaginan una galleta de chocolate rellena de crema sabor té verde?, bueno, existe solo que en Asia, pero en América, en Argentina existen galletas sabor Alfajor ¿Se les antojó ya alguna?

Por cualquier comentario, aportación o consulta, me encuentran en @kwpfabian y en @kwpmexico

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL