Los colores de Annabelle

2578

Nos estamos acercando a mi temporada favorita del año, “Día de Muertos”; y junto con esta misteriosa y antigua celebración mexicana viene el famoso Halloween. Celebración que invade las tiendas desde agosto con mercancía como disfraces y adornos para casa.

Así mismo, esta es la época del año en la que se estrenan algunas películas de terror que han sido esperadas por varios meses. Y este año es el turno del estreno de “Annabelle 2” y el remake de “Eso”.

El fin de semana viendo “Anabelle 2” no pude dejar de notar el excesivo uso del color verde en varios elementos y fondos a lo largo de la película. Obviamente esto no es casualidad, en ocasiones anteriores he escrito de la psicología del color en los logotipos, en los empaques y en los puntos de venta. Pero, ¿que hay de las películas? A cada color se le asocia un sentimiento.

El color pasa desapercibido por el público, pero es sumamente importante para introducirnos en el ambiente que el director quiere.

Desde hace mucho tiempo Hollywood desarrolló su sistema de iluminación de tres puntos creando un estándar compuesto de “luz clave”, “luz de relleno” y “luz de fondo”. Las normas hollywoodenses y los géneros hacen que una comedia deba tener más colores vivos mientras que una película de terror insista en las sombras, las zonas oscuras y los colores azules, verdes y tonos fríos.

El color azul simboliza la noche, el frío, la tristeza pero también el espiritual y el sueño.

El color verde nos sugiere tanto crecimiento como putrefacción, implica un cambio de estado. Dependiendo de la tonalidad puede ser más o menos frío, pero eso sí, siempre es desconcertante y envolvente.

El color verde también logra relajarnos, lo que es ideal en una película de terror para asustarnos de un momento a otro con un ruido y una imagen sorpresiva.

El color en el cine no debe tomarse a la ligera. Eso es lo que piensa Cinema Palettes, un increíble perfil en Twitter que se dedica a publicar imágenes de famosas películas junto a su paleta de colores, algo con lo que podemos relacionar patrones de colores e estados de ánimo dependiendo del color de la escena.

Otro buen ejemplo es este video de Kat Smith, en el que podemos ver los colores que los cineastas han utilizado en sus películas, no sólo para crear estados de ánimo y atmósferas, sino también para inspirar emociones específicas en los espectadores.

 

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL