Es difícil entender la diferencia entre marketing tradicional y marketing digital, por eso nos ha tomado tanto tiempo entender a fondo las diferencias entre los medios tradicionales y los medios digitales, al final del día, sólo le cambiamos el nombre al rating y le pusimos CPM y al engagement, CPC o CPA.

Más columnas de Raúl Fautsch:
Big Data, Blade Runner y El Quinto Elemento del Marketing Digital
Todo lo que siempre opinó del pitch pero nunca se atrevió a decir
Content Marketing para Jedis
Domo Arigato Marketing Roboto

Llevamos años soñando con mejores datos de comportamiento, mejores insights de engagement y mejor CTR, seguimos pensando que conseguir más y mejores datos tiene que ser más caro y los sistemas y algoritmos más avanzados, más BIG DATA, pero tal vez, sería mejor soñar con estrategias que promuevan que nuestro público nos de esa información voluntariamente y volvernos relevantes sin necesidad de gastar el presupuesto de los próximos 3 años.

En vez de sufrir con presupuestos de campañas de conversión estratosféricos y analistas-para-analizar-el-análisis de intelligence, estrategias de social media “científicas” según MIT y posts que sirvan de flyers (¡Hey tú! Tira esto a la basura) electrónicos, ¿Por qué no mejor aprendemos a utilizar los assets digitales para medir conversión y reducir los costos por adquisición y volverse relevante? Al final, eso es lo que le importa a nuestro jefe y/o cliente.

Que mis profecías se hagan realidad o que la boca se me haga chicharrón… Repite conmigo… Los 7 pecados son:

  1. No Hacerle Caso a la Data
    Según la IAB, en promedio, 46 millones de personas utilizan internet en el país y pasan 4.2 horas por día en internet, 2.7 horas en televisión de paga y menos de dos horas frente a la televisión abierta. Aparte del declive de medios impresos y Radio de un 15%.Esta diferencia seguramente se refleja en tus métricas actuales. Revisa tus ventas, tu costo por lead y el número total de leads y el tiempo normal de cierre de un cliente. Si eres B2C, revisa tus ventas y tu costo por adquisición. Si estás sufriendo por el bajo alcance y los altos costos de medios tradicionales, tu data te lo dirá.
  2. No Utilizar tus Assets Digitales
    Los medios tradicionales son rentados, paran en el momento que los dejas de pagar. Si eres visionario, entenderás que tus canales propietarios low cost, cómo tus redes sociales y sobre todo, tus páginas, son los que te ayudarán a bajar esos costos por adquisición y jugar con tus índices de conversión.Invierte en tus canales, sobre todo en la arquitectura de conversión, sé claro en cuál es el siguiente paso que quieres que los visitantes tomen, invierte en contenido relevante y en tácticas de conversión en tus redes sociales. Es más barato y medible ser relevante.
  3. No Presupuestar Para tus Canales Propietarios
    Las tácticas de Inbound Marketing son hasta un 61% más baratas que las de marketing tradicional, generan valor mucho tiempo después de que se generaron, como marketing de contenido, canales de especialización de nicho y estrategias sencillas de SEO (keywords, meta description y estructura H1, H2, etc…).Para compañías con estrategias de marketing tradicional, no es fácil alejarse de los medios masivos, pero la combinación debe de ser un tanto híbrida, presupuesta para llenar los huecos. Mejorar la medición y atribución de tus canales tradicionales debe ser prioridad y tus canales propietarios son el camino, inviérteles.
  4. No Automatizar tu Marketing Digital
    Las estrategias de marketing digital, si se abordan de manera tradicional, suelen ser más caras,
    poco medibles (fuera del engagement y el alcance), y dejan más preguntas que respuestas. La manera de reducir los costos de estas campañas y multiplicar su producción, es con una buena herramienta de automatización, tanto en campañas de drip marketing, cómo en redes sociales y lead nurturing.El secreto es la utilización, si tu presupuesto es reducido, necesitas que la producción por cabeza sea alta y el tiempo que se utilizan bajos. La manera más sencilla de mejorar estos tiempos es por Marketing Automation. Hay varias herramientas en el mercado que valen cada centavo, invierte ipso facto, luego me invitas unas chelas.
  5. No Definir Metas
    Dicen por ahí que 50% de la solución a un problema es saber que hay un problema. Aunque suene extraño, la mayoría de las campañas y estrategias de marketing digital, no tienen metas claras, no solucionan ningún problema, y no, definir que se necesita más engagement NO es una estrategia digital. Es necesario establecer metas comerciales palpables, e.g. mover cajas, crecer la base de datos, reducir costos por adquisición, etc…Define bien tu problema, alinea a marketing y ventas en retos, sé específico, medible, realista, y en tiempo.
  6. No Planear para Conversión
    Suena simple, pero la mayoría de las estrategias digitales, no definen el final de la vida de un prospecto, que sigue cuando se convierten en leads y que sucede una vez que son clientes. El medio sigue clavado en que las campañas de performance y conversión son carísimas y se necesita un ejército para ejecutarlas. Un golpe de realidad sería entonces, TODAS LAS CAMPAÑAS Y ESTRATEGIAS DIGITALES DEBERÍAN DE SER DE CONVERSIÓN, o ¿Qué buscamos? ¿Likes? ¿Followers? aheeemmmm. Como dice arriba, invierte en tus canales propietarios, no en rentados.
  7. No Ajustar
    Con los nuevos medios digitales, las nuevas herramientas y los robots y Umpa Lumpas que nos ayudan a mejorar y automatizar las estrategias digitales, sería una pena que nosotros no ajustáramos y aceptáramos nuestros errores. Todos nos equivocamos, todos podemos mejorar. No es el pase al purgatorio ni a visitar a Hades si tu estrategia no es infalible, para eso hay métricas sencillas cómo visitas, índice de conversión y cierre. Si tu estrategia no las tiene, invierte en esas herramientas ¡Ahora!

Podríamos perdernos horas en las nuevas tendencias de marketing digital como real time marketing (reactvertising) pero, la realidad de las cosas es que si somos lo suficientemente objetivos, los recursos que se necesitan para éstas y otras neo-tácticas, no ayudan mucho a la reducción y utilización de recursos, y eso, sí le importa a nuestros jefes y/o clientes.

Un like para tu marca y un pase al purgatorio para tu agencia… amén.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL