Logotipos Corporativos: muchas tintas, muchas variantes

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Últimamente he visto infinidad de logotipos con más de cuatro tintas. La reflexión necesaria es: ¿Por qué? ¿Qué sucedió para que hayamos llegado a este punto?

Últimamente he visto infinidad de logotipos con más de cuatro tintas. La reflexión necesaria es: ¿Por qué? ¿Qué sucedió para que hayamos llegado a este punto?

Más artículos de Erika Fonseca:
Diseñando espectacular: Billboards
El cliente no siempre tiene la razón

Es un hecho que la tecnología y la era digital permea todos los sectores del diseño. En un principio, los logotipos eran todos en negro, dada la tinta. Entonces se diseñaban logotipos en medios tonos e ilustración que demostraban el espíritu de la empresa en cuestión. Más tarde, con la evolución de la imprenta, comenzaron a plantearse logotipos que tenían dos tintas, uno de ellos era generalmente el negro y el auxiliar funcionaba para enmarcar, dar significado, delinear o demostrar atributos de la empresa que enriquecerían el mensaje gráfico de la compañía. Esta práctica fue usada durante años, estaba íntimamente vinculada con las capacidades de impresión y desde luego iba muy relacionada con los costos de producción.

La evolución natural de la imprenta llevó a diseñar logotipos con muchas tintas y diferentes acabados. Hoy por hoy es mucho más fácil reproducir casi cualquier color y darle acabados especiales, aunque no deja de ser muy caro.

Es justo en este panorama global de alta evolución técnica que de pronto me encuentro con que la mayor parte de los logotipos (corporativos y de marcas) tienen muchas tintas, acabados y hasta filtros especiales. Por filtros especiales me refiero a los sombreados, volúmenes, degradados, etcétera; filtros que el Photoshop puso tan de moda y ahora hay un sobre uso de esas herramientas.

Prácticamente esta era tan digital ha exigido a marcas, productos y compañías que se “modernicen” y agreguen colores y efectos para no quedar fuera de los estilos. Pero, ¿cuánto se encarece el proceso? ¿Vale la pena invertir muchísimo más? Veamos: el proceso de reproducción es directamente propocional al número de tintas (si el logo tiene más de cuatro pues será una selección de color) pero si tiene un pantone especial que hay que cuidar y estabilizar, entonces lleva la selección de color más una tinta especial. Esto claramente es mucho más caro que imprimir siempre en dos tintas. El asunto es que como justamente es un proceso muy caro, casi nadie quiere pagar la tinta especial y entonces sucede lo que vemos en la calle constantemente: el mismo logotipo con muchas variantes. Esto, y que conste que es mi opinión personal, va en detrimento de la estabilidad del mensaje que se quiere comunicar, o en palabras más coloquiales: cada impresión comunica conceptos distintos y si aumentamos el factor usuario, pues el mensaje entonces esta atentando directamente a la construcción de marca. Entonces, si no pueden cuidar la estabilidad del color y todos los atributos que se construyen a través de un gráfico, no utilicen una paleta.

Uno de los ejemplos exitosos de ésto es la evolución del logotipo de Bancomer, ahora BBVA, Paso de verde a azul y luego a gama de azules.

Recomendación del día

Populares

Únete a InformaBTL

Únete a más de 25 mil lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de InformaBTL

Artículos relacionados

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.