Nueva York.- El proyecto social del arquitecto John Lock en Manhattan, ha llevado a las calles de la gran manzana un original diseño de casetas telefónicas convertidas en librerí­as-guerrilla.

Para Lock la gente en Nueva York no lee lo suficiente, por ello llevó la lectura a los transeúntes utilizando uno de los mobiliarios urbanos más clásicos y obsoletos.

Más campañas de guerrilla:
Zombies se aparecen en el cine
Deja que la muerte encienda tu cigarro

En su blog, donde describe su proyecto, John Lock afirma que en las calles de Nueva York hay 13,659 teléfonos de monedas, contra un estimado de 17 millones de teléfonos móviles. Bajo ese insight, el arquitecto propone un diseño funcional que permita aprovechar ese mobiliario urbano de una forma más útil.

Promoviendo la lectura, Lock creó una estructura que se ensambla dentro de a caseta, con anaqueles donde se ponen libros a disposición de los transeúntes, “los libros son lo mejor del mundo y todos deberí­an tener más”, afirma.

La idea es que las personas tomen un libro y devuelvan otro de su colección personal, sin embargo, en una de las instalaciones han sido robados tanto libros como anaqueles.

Lock admite en entrevista con el sitio The Atlantic Cities, que al proyecto le falta perfeccionarse, pese a ello, tiene la intención de instalar más librerí­as callejeras. El sentimiento de nostalgia producido por los viejos teléfonos de monedas, que ya nadie usa en Nueva York, fue una de las razones principales que lo incitaron a realizar el proyecto.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL