El neuromarketing, clave. La incertidumbre económica tiene al consumidor frenado a realizar compras impulsivas. El 64 por ciento prioriza su planificación financiera en estos momentos, de acuerdo con Kantar.

De hecho, el porcentaje de quienes prestan especial atención a los precios a la hora de hacer las compras haya aumentado en 56 por ciento en abril y en 67 por ciento en agosto.

Para motivar las compras, las cifras están del lado del neuromarketing con una decisión financiera de 2,5 segundos y el 95 por ciento de las decisiones emocionales, solo 5 por ciento racionales.

Es por ello que las estrategias necesitan de su ayuda, pero para ello hay que conocer dos aspectos fundamentales en el proceso; de hecho, resultan llaves del neuromarketing que abren la mente del consumidor.

De acuerdo con la Asociación Española de Neuroeconomía, cuando un cliente responde a una promoción se activan dos sistemas: el de recompensa y el de aversión a la pérdida.

  1. Ambos, son aspectos que se deben manejar para favorecer la experiencia del cliente y entonces conseguir que resulten en un impulso definitivo. En el caso de la recompensa, el consumidor busca auto gratificarse con una compra, pero le será aún más fácil cerrar el proceso de venta con una promoción, por ejemplo.

    Imagen: Bigstock
  2. Sobre la aversión a la pérdida, el cliente aprovecha un descuento u oferta también como una motivación clave que le dice que no está invirtiendo mal su dinero, sino que está ganando porque le brindan más beneficios por un precio que de todas maneras hubiera pagado.

Por estas llaves del neuromarketing es que las promociones resultan tan efectivas en los consumidores, basta con revisar las cifras que señalan que el 92.2 por ciento de los mexicanos compraron como resultado de una promoción. Cabe mencionar que el 55.3 por ciento de los mexicanos considera al 2×1 la promoción más valorada.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL