Como un plan de Marketing, debemos estar claros en como debemos armar nuestro plan de negocio y el crecimiento del mismo. La sociedad con otros individuos puede ser vital para nuestro negocio, pero debemos estar claros en lo que queremos de ellos y como poder sacarle provecho para ser exitosos.

Más columnas de Roberto González:
5 claves para ser un emprendedor
¿Y tú cómo la enamoras?
10 errores comunes que disminuyen nuestra relación con los medios
10 puntos clave para ser un empresario a prueba de balas

¿Sabias que cada de 10 negocios 5 llegan al primer año y 3 el segundo? Es común que cuando se arma una sociedad, los integrantes no están claros de lo que esperan del otro y de ahí las diferencias te orillan a cerrar.

Es común que cuando pensamos en un “nuevo negocio”, busquemos colaboradores para este, ya sea por la buena experiencia que tuvimos trabajando con estos, sus capacidades, reputación o en su defecto, por que serían los socios capitalistas que le darían permanencia al proyecto a desarrollar. Y esto para nada es negativo; el tener “socios de negocio” es una forma sana de optimizar tus recursos, potencializar tus servicios y darle mas beneficios al mismo a través del tiempo.

Sin embargo debes considerar varios puntos que deben quedar claros al hablar de una “sociedad”; recuerda que firmar un acta no es un documento sencillo. Es cerrar una complicidad que se equipara al matrimonio con los compromisos similares a este y las obligaciones que este necesita. Por lo tanto, aquí te van algunos tips básicos que debes considerar al abrir un nuevo proyecto y saber como sembrar bases para un camino exitoso.

Como estamos hablando de personas, lo dividí en 3 grandes bloques para que puedas ubicar tus conceptos:

Personales

  • Si son familia o amigos ¡cuidado!: Debes poner las reglas claras entre lo que necesitas de esta persona, sus habilidades, fortalezas y aciertos para el negocio. La “cachucha” de socio se usa cuando entras a la oficina, y se quita cuando sales de esta, nunca mezclarlas, pues en algún momento te gana el cariño y los negocios se desvirtúan.
  • Hablar sobre miedos y fobias: Siempre platicar sobre lo que no quieres que pase con tus socios y tu negocio para evitar sorpresas o malos entendidos.
  • Deben tener el mismo sueño: Todos deben construir bajo la misma meta y no dejar “en el aire” hacia donde mira cada uno, si empujan hacia el mismo lado, llegarán más rápido a su destino.

Negocio

  • Crear juntos el modelo de negocio: es vital hacer un plan de negocio, con plazos, números y alcances, saber cuando desistir o cambiar y cuando seguir por mas ambiguo que el panorama parezca. Tener revisiones periódicas ayuda mucho a medir el éxito de tu negocio.
  • Crear un consejo de negocio: es muy importante tener un consejo en el cual se definan los cambios y direcciones de la compañía y tu negocio.
  • Busca un asesor externo: Esto es muy importante, si buscas un consejero que opine sobre tu avance, será muy bueno para su negocio, todos deben escuchar y entender la visión externa, que es la que genera la imagen real de tu negocio.
  • Zapatero a tu zapato: Haz que tus socios sean responsables de las áreas en donde sus habilidades son perfectas. Se que todos quieren ser Directores Generales, pero no todos tienen el temple para el mismo, y muchos son perfectos en áreas de Servicio a Clientes, Creativos y otras más que los hará mas exitosos.

Mercado

  • Como aportan tus socios al negocio: En el mercado, como se ven y como pueden ayudar al crecimiento del mismo: Clientes, avances, valor, etc.
  • Construir una imagen de la sociedad: Hay sociedades que la gente aplaude, lo cual genera una publicidad gratis de tu empresa, pero ¿cómo la capitalizas?

Es común que cuando se juntan varios amigos o colaboradores, todos tengan una visión del negocio de acuerdo a sus aspiraciones, experiencias y deseos individuales. Por lo cual el “asociarse” suena muy riesgoso en términos de “tiempo, presupuesto y forma”.

En conclusión, el éxito de un buen negocio es que escojas bien a tu socio; definas un camino junto y sobre todo, estén claros sobre la imagen que van a construir juntos, esperando perdure para toda la vida.

Al final de todo, construir una buena imagen con tus socios es el éxito a la permanencia total.

Y ¿tu? ¿cómo construyes tu imagen?

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL