Hace poco leía sobre la flexibilidad que debemos tener las personas que dirigen un negocio, un equipo o su propia vida. Vivimos en un mundo tan cambiante, que la única constante es reinventarnos día a día y buscar ese diferencial que deberá ser atractivo para quienes nos consume.

Más columnas de Roberto González:
Los 10 errores más comunes al negociar
6 tipos de liderazgo, ¿cuál es el tuyo?
5 puntos alternos de comunicación para expandir la Experiencia de Marca de tu Startup
9 errores comunes de imagen al arrancar un negocio

En un tema empresarial las cosas son iguales; todos buscamos que nuestros procesos internos sean diferentes y no siempre pensamos en nosotros como parte de ese cambio y ajuste. Aun más, cuando somos dueños de nuestro negocio, no sabemos a donde dirigir las velas cuando sentimos que el camino pareciera que no va a ningún lado.

Por lo tanto nos invade el estrés, la indecisión y sobre todo la angustia que nos obliga a ser más débiles ante los siguientes pasos a realizar.

En mi opinión, deberíamos tener una postura empresarial mas holgada y llena de entusiasmo para utilizar nuestras debilidades como fuerza para lograr nuestros objetivos.

Por lo cual acá van unos tips para tener mente de empresario en búsqueda del éxito:

1.- Ser flexible y adaptable: No te aferres a que tu plan resulte, si fallaste o no fuiste tan efectivo, es posible que los cambios ayuden a mejorar y verse mejor.

2.- Tener humor para el fracaso: Ser emocionalmente inteligente, esto a veces es muy complicado, pues le ponemos mucho “amor” a las ideas, y nos cuesta ver que estas no evolucionen, seamos mas “ligeros” y aprendamos, ajustemos y riámonos de nuestros errores.

3.- Buscar nuevas conexiones de negocio: Recuerdo que productos como Viagra o Coca-Cola, fueron diseñados para otros fines, sin embargo sus nuevos usos dieron grandes ganancias a sus creadores, por lo cual siempre habrá oportunidad para seguir creciendo.

4.- Escuchar y escuchar: Un tema muy recurrido; piensa con los pies de otros y verifica que tanta satisfacción das y como te ven. Ahí te darás cuenta en donde estas parado y hacia donde debes ir.

5.- Saber retirarse a tiempo: Si tu idea, plan o negocio lleva varias vueltas, y no madura, es posible que el mercado no este preparado para tal, por lo cual fija plazos metas y dale la vuelta a la hoja. Lo importante es lo aprendido y hacia donde debes ir.

6.- Confiar en ti mismo y en tus ideas: No pierdas la esperanza de tu propuesta a la primera, recuerda que el fracaso, es solo la forma de medirte y saber que debes ajustar y hacia donde enfocarte.

7.- Abrir su mente a nuevas ideas: Es muy importante estar atento a los comentarios de los demás y no estar a la defensiva. Pues esto último te hará reaccionar más rápido si requieres de un ajuste.

8.- No tener miedo al cambio: A veces pensamos que nuestro plan, negocio, debería ser perfecto y sin ajustes. Esto nunca es así, al revés, no pierdas la oportunidad de enriquecerlo y buscar alternativas.

9.- Estar en modo Multitarea: Esto es básico para un emprendedor; no puedes no ser tal, si no te das la oportunidad de aprender mas. Por ejemplo, en un startup, no hay presupuesto para tener un gran equipo. Recuerdo a un Empresario muy exitoso que tuvo que ponerse la “cachucha” de varios departamentos, ahora tiene mucha gente, pero nadie le dice como funciona su compañía, y siempre encuentra un lenguaje común con su equipo, pues supo adaptarse a cada momento, tarea y espacio.

10.- Saber que mañana será otro día: No olvidemos que el día a día es una constante evaluación de nosotros, pero también es finito, y tienes la oportunidad de hacerlo mejor el día de mañana. Empieza con entusiasmo, escribe en un cuaderno tus metas diarias, veras que al final del día eres mas sabio que en la mañana.

En conclusión, no dejes de tener una mirada de “empresario” en donde “la prueba y el error” es parte de su vida y su motivador: alcanzar el sueño de su vida. Piensa en ti mismo como una empresa a la cual debe crecer y ser exitosa. Y que como todas estas, han tenido días malos, oscuros y tenebrosos, pero no por eso cerraron e insistieron en permanecer en la historia.

Traza tu meta a 5 años y no olvides que a veces hay que abrir camino para hacer una autopista, y el abrir camino no es tan afable como el recorrerlo después, sin embargo esta tendrá tu firma.

Al final de todo, ser flexible y adaptable es construir una buena imagen de un buen emprendedor.

Y ¿tu? ¿cómo adaptas tu imagen?

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL