Este lunes la Organización Mundial de la Salud (OMS) sacudió al mundo con una terrible pero ya sospechada noticia, la carne procesada es cancerígena, mientras que la carne roja como la de res, ternera, cerdo, cordero, caballo o cabra fue catalogada como probablemente cancerígena, noticia que impactó sobre todo en el sector del fast food retail, pues ellos utilizan este tipo de alimentos para preparar sus productos.

Notas Relacionadas:
Fast food retail: Qué franquicia es más cara, ¿Subway o McDonald’s?
Fast food retail: Accionistas quieren un McDonald’s más sano
Fast food retailer: Chipotle en problemas por transgénicos

De acuerdo con la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) dependiente de la OMS, las salchichas, jamón, carne en conserva, cecina o carne seca, así como carne en lata son alimentos que pueden causar cáncer colorrectal, además estos productos entraron en la categoría de sustancias más peligrosas para el consumo humano entre las que se encuentran el tabaco, alcohol plutonio y el aire contaminado.

Los más afectados tras este dictamen son las cadenas de comida rápida como McDonald’s, KFC, Subway, Pizza Hut, Chipotle, Burger King, Carl’s Jr, entre muchas otras, que utilizan tanto carne procesada como carne roja para elaborara sus hamburguesas, salchichas y demás alimentos.

De acuerdo con Statista, la marca de los arcos dorados es el fast food retailer más valioso en este sector pues tiene un valor de 22 mil 40 millones de dólares, seguido por Subway cuyo valor de marca es de 12 mil 246 millones de dólares.

marcasvaliosasfastfoodretail

Esta disyuntiva pondrá en jaque a estas grandes cadenas que tendrán que encontrar la forma de salir avantes de este estudio que prácticamente señala que todo lo que venden puede provocarle cáncer a sus clientes.

“Para un individuo, el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal por su consumo de carne procesada sigue siendo pequeño, pero este riesgo aumenta con la cantidad de carne consumida”, señaló el doctor Kurt Straif, jefe del programa de monografías de la IARC.

McDonald’s ha emprendido una campaña para limpiar su imagen de que utiliza carne 100 por ciento natural para sus hamburguesas pero no ha servido del todo pues su venta en los últimos años han caído hasta un 3.5 por ciento lo que significa perdidas millonarias para la empresa.

Ahora todos los gigantes del fast food retail tendrán que analizar si reducen la carne que utilizan para sus platillos o bien con que otro ingrediente pueden sustituirlo.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL