Apps nuevas, apps que ya son obsoletas, otras que evolucionan: estos son los nuevos tópicos de conversación en un bar. Aunque suene exagerado, la gente cada vez se relaciona más y más con las apps, así que les dejo mi reflexión de los elementos que deben tener estos programitas (sic) para considerarse exitosos.

Más artículos de Félix Ríos:
Una nueva relación por favor
Lo que no hay que olvidar de una red social
Ahora a entender lo offline

Antes que nada me gustaría dejar claro qué consideramos como factores de éxito, por ejemplo, hay quienes lo vincularán al número de descargas, otros a las calificaciones otorgadas por el usuario y otros más al uso que se le da a la aplicación. Yo creo que no debería haber distinción entre estos elementos pero en el siguiente sentido: las apps deben tener una excelente relación con los usuarios, lo cual va a generar buenas calificaciones y por lo tanto va a motivar a su descarga.

Uno de los elementos principales del éxito de las apps es su evolución, ya que para subsistir tienen que adaptarse constantemente en dos sentidos: en su relación con el consumidor y en su relación con los gadgets. Primero, las empresas deben estar atentas a lo que los consumidores demandan y quieren satisfacer con la app, por ejemplo, la famosa aplicación de Whatsapp ha sido superada por Telegram gracias a la privacidad que ofrece y a la ventaja de poder enviar archivos adjuntos de hasta 1GB de peso, aunque esas ventajas no suenen al gran plus, simplemente es algo que los usuarios estaban demandando y posiblemente por esa razón empiecen a preferir esta nueva opción.

Por otro lado, la adaptación en cada dispositivo móvil es muy importante y me gustaría hacer una reflexión ¿se habían imaginado que las televisiones se convertirían en un gadget? Sinceramente yo no creí que fueran a evolucionar de esta forma, tampoco era de los que pensaba que fuera a desaparecer pero no me quedaba claro su evolución para poder pasar de ser un simple proyector de imágenes a convertirse en una extensión del consumidor.

Gracias a la evolución de las televiones ahora el consumidor tiene acceso a otra plataforma en la que estoy casi seguro que empezará a demandar el uso de sus apps preferidas, así que la empresas y los desarrolladores tienen que ir pensando en cómo adaptarlas a celulares, tablets y ahora smart tvs y seguramente más elementos evolucionarán, por ejemplo, los autos.

Otra reflexión que me gustaría hacer es la siguiente ¿cómo ven los dueños de las marcas a las apps comparado con la visión de los usuarios? Creo que tratar de empatar los objetivos podría ayudar. Hace un año aproximadamente se acercó a nosotros una persona que tenía un producto informativo muy bueno y que actualmente funcionaba en papel y quería evolucionarlo a la parte digital, pero la primicia del emprendedor consistía en hacer dinero con la app, en lugar de presentar una nueva opción de acercamiento al consumidor.

No digo que las apps no deban generar ganancias pero hay que entender que el usuario está esperando una evolución de algo que ya prefiere y no una conversión a un elemento totalmente enfocado a los negocios.

En resumen, poco a poco las marcas tendrán que irse adaptando a competir en el terreno de las apps y de los gadgets en los que se instalarán.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL