No es una tarea sencilla dirigir una empresa o un equipo de trabajo. Es una tarea compleja de realizar, si no se ha tenido experiencias similares en otros aspectos de la vida. Problemas hay en todos los equipos de trabajo, son muy comunes, pero sino se gestionan adecuadamente pueden desencadenar situaciones cada vez más complejas en la organización.

La comprensión de los factores que generan dinámicas difíciles en la organización es un gran paso, porque si se tienen en cuenta los aspectos del problema es más fácil llegar a una solución –o un acuerdo– lo cual facilitará los procesos de trabajo y la comunicación, sobre todo para el logro de los objetivos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que grandes cambios no deben esperar, esto significa que si cualquier colaborador detecta problemas que dificultan sus actividades deben saber que requieren una solución rápida. Pero, ¿por dónde comenzar?

La respuesta es a través de un liderazgo propio. Liderazgo es tener la capacidad de generar cambios con la ayuda de más personas. En todas las áreas de las empresas siempre habrá oportunidades de crecimiento y nuevos desafíos.

Lo importante es realizar una mirada hacia nosotros mismos y detectar los talentos o capacidades que ayudarán a solucionar aquellos retos que enfrenta el equipo de trabajo y, a la vez, de la manera interna o en el mercado de la organización.

El liderazgo propio exige desarrollar nuestro intelecto para comprender el comportamiento del mercado, así como las dinámicas que desencadenan dificultades en los procesos de la organización.

Te recomiendo: Cuando tu organización experimente dificultades, fortalece el liderazgo.

Con el propósito de comenzar a generar cambios en tu organización, a continuación te presentamos algunas técnicas que puedes emplear para dar los primeros pasos:

Ofrece una expectativa de cambio

Se trata de compartir con el equipo de trabajo una decisión que permitirá generar cambios importantes en la organización. Sin embargo, previamente es importante entender también las necesidades del equipo para que asuman la transformación.

Conoce a tu equipo

Más allá de compartir objetivos, es crucial que los líderes a cargo conozcan las habilidades y motivaciones de su equipo, con la finalidad de que sus capacidades y aptitudes sean un componente clave en la transformación de la organización.

Cultura organizacional

Los grandes cambios que requiere la organización no se realizarán con la participación de una o dos personas. Lo importante es compartir la nueva filosofía que se integrará en cada proceso de trabajo. La nueva visión debe ser compartida por todos los miembros del equipo; esto permitirá que se cuenten con las características adecuadas para efectuar dichos cambios.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL