Año tras año, el número de personas conectadas a Internet incrementa con la adopción de dispositivos móviles. Esto se ha convertido en reto para algunas marcas, principalmente porque han tenido que innovar para ajustar su oferta a las demandas actuales del consumidor, sobre todo en la entrega o acceso de sus productos/servicios.

La importancia de las aplicaciones móviles va más allá de ser un canal para la comunicación directa con el cliente, que es un gran beneficio, pero actualmente las aplicaciones son utilizadas para complementar o mejorar los procesos y aumentar el nivel de satisfacción del cliente.

Otra de la ventajas de las aplicaciones móviles es que permiten la reducción de costos. En cierto modo simplifican la reducción de otras actividades como la realización de llamadas telefónicas para servicio al cliente o la solicitud de información a través de otra vías como correo directo o teléfono. 

La facilidad de realizar compras en supermercados también es otro de los beneficios de las aplicaciones móviles. Hoy en día, existe una variedad de apps que permiten hacer la lista de compra y comparar precios. Todo desde la palma de la mano. 

De acuerdo con el reporte Aplicaciones Móviles de Compras 2019 de Liftoff, el consumidor mexicano está dispuesto a explorar tiendas online a través de aplicaciones móviles. Datos de eMarketer y comScore apuntan que en México el 62.9 por ciento de las visitas a las tiendas en línea llegan vía smartphone. 

En tanto, el reporte Consumer View Summer 2019 de National Retail Federation (NRF), señala que los consumidores están interesados en soluciones tecnológicas que faciliten su experiencia de compra. Asimismo, NRF apunta que a pesar de que el despliegue de tecnologías se encuentra en una fase temprana, la adopción por parte de los consumidores es positiva, en este caso, en el mercado estadounidense. 

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL