Honda y Toyota anunciaron que no reducirán su producción automotriz en México, a fin de esperar a las políticas que emprenda Donald Trump tras asumir la presidencia de los Estados Unidos.

Akio Toyoda, CEO de Toyota Motor, precisó durante un evento de la industria automotriz en Japón que considerarán sus opciones hasta que el magnate y estrella de reality shows llegue a dirigir en la Casa Blanca, esto en referencia a la planta que actualmente construyen en México.

Por su parte, Takahiro Hachigo, presidente y presidente ejecutivo de Honda, afirmó en el mismo evento que no tienen planes inmediatos de cambiar su producción actual de vehículos en México que exportan a mercados como Norteamérica y Europa.

Honda, Toyota y Nissan son las 3 principales fabricantes automotrices de Japón a nivel mundial y todas tienen fábricas en México. Las 2 primeras tienen también instalaciones en Canadá, precisa Reuters.

Horas después de las declaraciones, el mismo Trump amenazó con cobrar un “gran impuesto” a Toyota para permitir la entrada de sus automóviles si construye una planta en Baja California en lugar de hacerlo en los Estados Unidos.

Donald Trump criticó desde su campaña para la presidencia de los Estados Unidos a las compañías que invertían en otros países y, dice, quitan empleos a los trabajadores de ese país.

Ford Motor Company anunció esta semana la cancelación de una inversión de 1,600 millones de dólares para la construcción de una planta en San Luis Potosí, México.

La decisión, afirmó la compañía, se debió a su plan de negocios, aunque Trump se la adjudicó.

Honda vendió 4.7 millones de vehículos en 2016 a nivel mundial, de acuerdo con cifras de Statista.

Por su parte, Toyota produjo 8.5 millones de vehículos en el mismo año.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL