Las nuevas generaciones en México y otros países ahora buscan la forma de convertirse en emprendedores. Y para avanzar en este objetivo y no exponer en gran medida el capital con el que se cuenta, adquirir una franquicia resulta una buena manera de invertir.

En términos generales, una franquicia se entiende como aquel formato de negocio destinado a la comercialización de bienes y servicios, en el cual se conceden ciertos derechos a una persona para usar una determinada marca, esto luego de efectuar un pago por tal derecho.

En 2016 este sector había aportado 6 por ciento al Producto Interno Bruto (PIB) de México. Para 2017, esta cantidad se elevó a 8 por ciento, según datos publicados por la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF).

Cuestiones a considerar para adquirir una franquicia

Recibir asesoramiento directamente de personal de la empresa o marca que otorgó la franquicia, invertir en un modelo de negocio ya probado y contar con la imagen y reputación de una marca reconocida, son algunas ventajas que ofrece una franquicia.

No obstante, antes de firmar algún contrato y comprar los derechos de la marca, es importante que el inversor contemple algunas interrogantes, sugeridas por la AMF, que le permitan tomar una mejor decisión.

  • ¿Cuánto me va a costar?: es necesario saber qué cantidad de dinero solicita el franquiciador para que, a esa cifra, se sumen otros aspectos como inventarios, mercancía, sueldos, entre otros.
  • ¿Tengo ahorros suficientes y cuento con suficiente solvencia?: quizá haya una franquicia que se tenga la intención de adquirir, pero antes de firmar cualquier contrato, es preciso saber si el capital con el que se cuenta alcanza, de lo contrario se puede optar por otra marca, esto con el objetivo de evitar endeudamientos desde el inicio.
  • ¿Quiero depender de inversores?: si no se tiene el dinero suficiente y se piensa recurrir a inversores, es importante que no se olvide que ellos también tendrán participación en el negocio, por lo que la operación, ventas, ganancias y decisiones también les competerán.
  • ¿El franquiciante ofrece apoyo financiero?: algunos sí cuentan con financiamientos, lo cual puede ayudar en la adquisición de la franquicia. No obstante, antes de entablar un compromiso, se recomienda conocer las condiciones de dicho financiamiento a fin de determinar si se pueden cubrir o no.
  • ¿Tengo apoyo de personas cercanas?: aun cuando se trate de una marca que no requiera una inversión mayúscula, lo recomendable es apoyarse con familiares o amigos y así no solicitar préstamos bancarios o financiamientos que no se puedan cubrir. No obstante, es importante que desde el inicio se llegue a acuerdos con estas personas para evitar problemas a futuro.

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL