Por las dudas nos anticipamos. Por si alguna vez nos traicionan. Un buen macho mexicano es infiel a su pareja mucho antes de que la mujer lo traicione con otro, ¿por qué esta ecuación social es así? Porque es una programación cultural, familiar y social que tenemos impregnada desde hace más de 500 años.

La verdad y aunque nos duela mucho en nuestra autoestima, cuando llegaron los españoles a conquistar México-Tenochtitlan se aparearon y violaron a nuestras mujeres indigenas. Por si no fuera dura esta experiencia para los hombres indígenas, a sus parejas no les disgustó mucho ser tomadas sexualmente por la fuerza por los hombres españoles de aquel entonces. Los mexicanos de entonces se sintieron muy traicionados y no lo hemos logrado superar.

Somos un país roto. Sin compostura. Un México de muchos Méxicos. Un país de muchas tribus .Ya desde hace mucho tiempo nos rompimos y nos traicionamos a nosotros mismos para aliarnos con el conquistador y ayudarlo a ganar la guerra. Esto ha destruido nuestra autoestima como nación de una forma muy efectiva durante muchos años.

No lo descubrí sólo yo. En 1984, Alan Riding escribió Vecinos Distantes, Un retrato de lo mexicanos. Años antes de morir, Carlos Fuentes declaró que Vecinos distantes: un retrato de los mexicanos (1984) sería “Un libro clásico sobre México durante mucho tiempo”. La obra cumbre de Alan Riding nació con el título Distant Neighbors, y su público predestinado era el estadounidense. El autor, brasileño de nacimiento y británico por formación, redactó la obra durante los doce años que pasó en México, primero siendo corresponsal de The Financial Times y The Economist, y los últimos seis como jefe de la oficina del New York Times en el país.

Cito un texto de la revista Nexos sobre la obra de Riding: -Durante su estadía (Alan R. ), percibió una brecha extraordinaria entre México y su vecino del norte: en apenas kilómetros, se pasaba “de riqueza a pobreza, de organización a improvisación, de sabores artificiales a especias picantes”. Al periodista británico no le concernía tanto la desemejanza evidente en cuanto al desarrollo económico, sino las diferencias lingüísticas, religiosas, raciales, filosóficas e históricas que separaban en alma a países contiguos. “Probablemente en ningún lugar del mundo dos vecinos se entiendan tan poco”, afirma en la justificación de su libro-.

Si entendemos estas ecuaciones sociales como las entendió Alan Roding, seremos muy capaces de sintonizar y decodificar el contenido de las noticias falsas –Fake News– que últimamente pululan en nuestras vidas digitales como mexicanos.

Cuando el gobierno de Enrique Peña Nieto decidió el 1 de enero de 2017 incrementar al precio que antes era controlado de las gasolinas. El estallido social y el contenido de noticias falsas explotó inevitablemente. Todos los mexicanos nos enojamos, algunos sí salieron a las calles a protestar, otros a vandalizar y a organizar saqueos en tientas de retail. Otros muchos protestamos en nuestras vidas digitales. Nos enojamos con nosotros mismos y era muy necesario crear caos, incertidumbre e inestabilidad. Era necesario traicionarnos y “chingarnos” a nosotros mismos. Traicionar y ser traicionados. Como hace más de 500 años.

Nos pusimos a generar contenido falso. Como una macro agencia digital. El Brief era muy claro. Despertar miedo, generar traiciones y desconfianza. Muchas veces con producciones digitales muy evolucionas o amateurs. Más de 400 perfiles falsos de Facebook, Twitter y textos en Watsapp lo lograron. Provocaron que durante más de una semana en enero de 2017 no saliéramos de nuestras casas y si lo hacíamos, nos acompañara el miedo.

Uno de esos días. Me sucedió algo muy triste. Salí a pasear a mi perro muy temprano. Después de los saqueos reales y los falsos. En la planta baja de mi edificio estaba un albañil que había llegado a trabajar muy temprano. Con todo el contenido falso y fidedigno que había consumido la noche anterior desde mi celular. Con solo verlo, sentí miedo y desconfianza. Las Fake News a la mexicana en nuestras vidas digitales lo han logrado: Nos tenemos miedo a nosotros mismos y nos seguiremos traicionando entre nosotros.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL

Artículo anterior8 formas en las que el marketing cambió con Twitter
Artículo siguiente3 tendencias para el retail en 2017
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.