Quizá el fin último de la mercadotecnia está concentrado en generar el intercambio de productos (en el sentido más lato) entre dos o más entes sociales, como llega a sugerir Stanton en Fundamentos de Marketing. Uno de los puntos que puede ayudar a generar esto es a través de la venta, la cual puede ser de dos tipos: la indirecta y la directa. Para realizar ésta última se requiere de agente que sea capaz de promocionar y colocar el producto, el cual cuenta con un perfil muy específico. ¿Cuáles son las cualidades de un buen vendedor? En las siguientes líneas abordaremos algunos de los puntos más importantes respecto a este tema.

El buen vendedor debe ser persuasivo. ¿A qué nos referimos con esto? El agente de ventas no sólo debe brindarle al cliente los argumentos lógicos por los cuales debe comprar un producto o contratar un servicio, sino que también debe tener la inteligencia emocional para plantear un discurso capaz de fijar un lazo emotivo entre ambos, que logre orientar la decisión de compra del shopper.

Sin embargo, ¿cómo se puede lograr esto? Por medio de la palabra. El buen vendedor es aquel que no sólo sabe entablar una charla persuasiva con sus prospectos, sino que es aquel que también puede ser igual de convincente por escrito.

El buen vendedor no sólo sabe ganar ventas, sino que también sabe reconocer cuando no se puede cerrar un negocio con alguno de sus clientes. Esto evita que El shopper se sienta presionado o incluso fastidiado por el agente. Uno de los temas con los que debe trabajar todo profesional de las ventas es con la tolerancia a la frustración y sabe que no siempre se puede ganar.

La responsabilidad es otra de las cualidades de este profesional, quien buscará, siempre y en todo momento, darle el seguimiento adecuado a sus ventas para garantizar la adecuada satisfacción de sus clientes.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL