Si se busca establecer una mejor comunicación en un PDV y generar un impulso en el cliente para entrar y comprar, un escaparate es un medio ideal para conseguirlo.

Gracias a un escaparate, la persona o cliente que esté frente a el puede mirar e imaginar lo que sería tener puesta esa prenda o artículo, y el sólo hecho de idealizarlo hace que se tome la decisión de entrar y llegar hasta el lugar donde se encuentra lo que logró engancharnos.

Pero hacer que esa entrada se convierta en una compra, no es obra de la casualidad ni de la improvisación. Tiene que ver con todo su diseño y cada uno de los elementos que lo conforman. No obstante, se debe tener en cuenta que si éste no comunica algo al target, el cliente no se tomará la molestia de mirarlo, ni mucho menos de entrar a la tienda.

De acuerdo con el libro Diseñar para los Ojos, del autor Joan Costa, una persona suele mirar un escaparate o vitrina entre 8 y 10 segundos, lo que representa un tiempo relativamente corto, pero también puede significar una oportunidad si se aprovechan al máximo esos segundos.

¿De qué dependerá que un escaparate atrape la mirada del cliente? Tiene que ver con un visual merchandising, el cual se podrá apoyar de las siguientes acciones:

Decora para contar una historia

Iluminación, colores, gráficos, elementos que den textura y profundidad, maniquíes con la ropa y posición adecuada, entre otros elementos, deben estar presentes de tal forma que, en conjunto, muestren a los clientes una historia, es decir, que todo lo contenido en el escaparate sea capaz de narrar y hacer que su emotividad persuada al shopper para entrar y seguir viendo historias.

Muestra los productos o artículos más atractivos

Si hay una venta especial como fin de temporada, inicio del verano, vacaciones, Navidad, San Valentín o se quiere promocionar una nueva colección, es conveniente mostrar los artículos propios de la temporada que, acompañados de un visual merchandising, promocionen y generen interés y deseo en el target desde que lo mira en el escaparate.

Crea profundidad en tu diseño

Para hacer más atractivo el escaparate, es necesario que el espacio cuente con distintas capas que den la sensación de profundidad de tal modo que, en cada una de ellas se coloquen los elementos necesarios y así se dé mayor peso a lo que busca el PDV y lo que se quiere comunicar al cliente.

 

Continúa leyendo en la siguiente página.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL