Aunque un producto o servicio en punto de venta parezca que se vende por sí sólo y no requiere de un ligero empujón, puede que no todos corran con la misma suerte.

Existen productos que requieren de una mayor labor de venta para hacerlos más atractivos y de interés por el target, o quizá el problema no radique específicamente en un sólo artículo de una marca determinada, sino más bien se suscite en el área de compras y este departamento pase un mal momento.

Sea cual sea el caso, en situaciones como esa o similares el marketing promocional puede ayudarte a atender el problema, pero sobre todo, a darle solución y mejorar tus ventas.

En términos generales, el marketing promocional se refiere a ese conjunto de acciones que tratan de motivar una venta mayor, mediante el uso de promociones atractivas y de interés para el shopper, de quien se espera que además de comprar lo que deseaba, eleve su gasto adquiriendo otros productos.

Cabe señalar que para que una campaña de promoción sea efectiva, las marcas deben ser claras en los beneficios que habrá de obtener el cliente al hacerla válida, tener claros los lineamientos y manifestar la vigencia de la misma, haciendo hincapié en que se trata de algo por tiempo limitado, lo cual es un elemento clave para que la compra se lleve lo más pronto posible y el shopper no tenga mucho tiempo de pensar si adquiere o no, y entonces actúe por la premura y termine aprovechando la promoción.

Julián García, director general de Ratpack, afirmó en entrevista para InformaBTL que una campaña de promoción no debe perder de vista el punto de contacto que tendrá el consumidor con la promoción, ya que sabiendo esto, se podrá definir el canal y herramienta que una agencia utilizará para llevarla a cabo.

Aunque resulta una de las formas más eficaces para motivar las ventas, dado los beneficios que conlleva una promoción, no aplica para todos los casos. A continuación te decimos en qué casos es recomendable usar marketing promocional.

Lanzamiento de nuevos productos

Sugerido en este tipo de casos. Al tratarse de un producto recién producido y que no figura en la mente ni gusto del target, este tipo de marketing funciona bien para lanzar un nuevo artículo, logrando dos cosas: darlo a conocer e impulsar la compra mediante una promoción.

Reactivación o relanzamiento

Por otro lado, si se trata de un producto que tiempo salió del mercado hace un tiempo y se ha tomado la decisión de relanzarlo, optar por un marketing promocional es una buena opción. Esto, además de darle visibilidad y poner tu producto en el radar, atrae al shopper que lo recuerda y el que es su primer contacto con tu artículo tiene la oportunidad de conocerlo.

Salida de stock

Por necesidades de almacenaje o de renovación de stock, a veces hace falta dar salida urgente a productos más antiguos. Así que recurrir a una campaña de promoción ayudará a incentivar esa salida y hacer que la rotación de ese producto surja.

Apoyo a fuerza de ventas

Puede ser que tu equipo de ventas y el área en general esté pasando por una mala racha. Si es así, lo ideal es diseñar un marketing promocional que ayude con las ventas y entonces tu área comience a salir a flote.

Destacar de la competencia

Si tu pretensión es resaltar de entre tus competidores, ser más rentable y ofrecer algo más a tus clientes, un marketing promocional puede beneficiarte, además de que te pones adelante de tu competencia y el shopper comenzará a preferirte más.

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL