Por: Paco Santamarí­a
Correo:[email protected]
Twitter: @pacosantamaria

Entre ayer y hoy comí­ dos hotdogs. Sólo que fue en diferentes lugares. Ayer comí­ uno en Polanquito que me costó 85 pesos (sí­ uno solo), la verdad es que esperaba por el precio algo más espectacular, lo que tení­a de valor agregado o diferenciado, es un acompañamiento de chucrut, pero de ahí­, la experiencia no fue muy vividora.

Más de Paco Santamarí­a:
De carrerita
¿Qué pasa con los niñitos incómodos?

Me quedé tan frustrado, desanimado y con tan mal sabor de boca por mi experiencia que hoy mi novia me sorprendió y como para consolarme, me dijo: ¡Te voy a llevar a Costco para que comas un hotdog de verdad!, ella tiene un perfil fresa, con un toque de señorexia, conoce perfecto los retails, sus promociones, espacios y precios: sabe en dónde comprar desde un juego de cama hasta un anillo de compromiso.

Dice frases como: ¿Por qué todas las gorditas están casadas? o ¡Los hombres no tienen idea de cómo y en dónde comprar un juego de cama! Esa es ella, y hoy me llevó muy motivada y con gran convicción de la mano a comprarme mi hotdog, ¡por sólo 23 pesos nos van a dar un hotdog de verdad con todo y refresco!, me dijo muy orgullosa.

Mientras sacaba el dinero de su bolsa para comprarme mi comida. Y vivimos la experiencia, comimos por 61 pesos dos enormes hotdogs estilo americano con nuestro refresco y hasta postre. Estas dos experiencias me hacen preguntarme ahora que escribo esto para ustedes: ¿Qué es lo que le pone precio al producto? ¿El momento, el lugar o la experiencia?

Creo que los que quieran permanecer en este mundo de la mercadotecnia y los clientes deben de entender que no hay una respuesta correcta, ni una receta de cocina para responder estas preguntas. Que lo importante realmente es detectar en qué “momentum“ está nuestro cliente o prospecto. Esta es la base del éxito.

En cuanto a los hotdogs, a quien le importa. Lo que importa es en qué momento fui más feliz. El precio es lo de menos. No siempre lo más caro es lo mejor. Lo que me gustó más es que alguien me invitara mi hotdog y sentir empatí­a. Eso, eso si que no tiene precio. ¿Cuánto cuestan los momentos?

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL


Artículo anteriorDiseñando para niños, comunicando para adultos
Artículo siguienteFuze Tea nueva marca de té de Coca-Cola
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.