La lucha libre mexicana no solo es uno de los deportes con más seguidores en el país y con millones de fanáticos en el mundo, sino también uno de los emblemas más representativos de la cultura popular mexicana. Y dentro de esta disciplina deportiva, El Santo es a la fecha uno de los luchadores más importantes que logró convertirse en leyenda en vida y después de su muerte, legado que continúa vigente y que lo consagra como un ícono de la cultura popular mexicana.

El día de hoy este luchador estaría cumpliendo 102 años de edad, un personaje nacido en Tulancingo, Hidalgo que logró combinar varias facetas de su vida, logrando trascender en el tiempo y espacio.

Su amplia filmografía, luchas espectaculares, labor altruista y su imagen, entre otros factores, contribuyeron a que El Santo pudiera convertirse rápidamente en un referente dentro y fuera de México, un personaje que es recordado con cariño por millones de personas que demuestran su admiración y respeto al Enmascarado de Plata.

La leyenda que se transformó en marca

Luego de su fallecimiento el 5 de febrero de 1984, El Santo se ha mantenido en el gusto del publico mexicano y en otras latitudes, algo que logró apoyado en su disciplina deportiva, imagen, carrera en el cine y acciones sociales.

No obstante, y sin quizá concebirlo propiamente así, el Enmascarado de Plata comenzó a hacer de su personaje una marca, la cual al día de hoy sigue, viéndose beneficiada por las diversas acciones de marketing que El Hijo del Santo ha llevado a cabo, bajo su propio nombre.

En entrevista para este medio, el “señor Guzmán”, como también se le conoce, ha hecho de su personaje una marca consolidada, la cual se ha maximizado y ha incrementado su alcance con una buena estrategia de relaciones públicas, además de la creación legal de la firma bajo su nombre de luchador.

Al contar con los derechos de la marca, El Hijo del Santo ha trascendido a escala nacional e internacional, pues en la Ciudad de México el luchador cuenta con 3 puntos de tienda propios en donde comercializa mercancía oficial, al cual va desde postales hasta máscaras semiprofesionales.

De igual forma la atención personalizada, llevada a cabo en varias ocasiones por el “señor Guzmán”, es otro de los distintivos que no solo beneficia la promoción de sus tiendas y productos, sino que también impulsa su personal branding y conexión emocional al establecer un contacto director con su público, aunado a su participación como conferencista en varios eventos en los cuales toca temas como emprendimiento, negocios, comunicación, sobre su carrera profesional y su padre, entre otros tópicos.

Entre los planes del luchador destaca la apertura de un punto de venta en Tokio, así como en Estados Unidos, la comercialización de artículos vía comercio electrónico, entre muchos más proyectos.

Te puede interesar: El Santo, leyenda que trasciende el tiempo y espacio.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL