Cuando estamos ideando nuestra empresa o producto, siempre pensamos en cómo vender. En mi experiencia la prioridad desde el día 1 serán las ventas, pero a la par debemos ir construyendo la marca, porque al final estos dos pilares son los sostendrán nuestro negocio de por vida.

Estas dos actividades deben estar sustentadas con publicidad; recordemos la frase: La publicidad es el arte de convencer consumidores.
La publicidad tiene muchos objetivos y no debemos perderlos de vista, la publicidad siempre va a tomar fuerza cuando llegamos directamente al consumidor, dándoles información, entretenimiento y confianza. Si vamos conociendo a nuestro consumidor y sus necesidades, la información se volverá más cercana. Hoy tenemos que buscar audiencias, nichos, para que nuestra publicidad no tome rumbos desconocidos y tengamos menos control de ella.

El objetivo es que nuestra marca aparezca en la lista mental de los consumidores, si logramos eso, los resultados serán extraordinarios. Teniendo nuestra audiencia identificada nuestra comunicación en cualquier medio debe ser:

  • DIVERTIDO, INTELIGENTE, DESPIERTO
  • VELOZ, LLAMATIVO
  • CREIBLE, CONVINCENTE, INFORMATIVO
  • CORDIAL, SENSIBLE
  • ORIGINAL, VERIDICO

No hay que olvidar que todo esto nos llevara a que nuestra marca cada día valga más y nuestras acciones deben ser a mediano y largo plazo para que la construcción de la misma sea correcta.

Uno de los secretos de generar audiencia es poder cautivar a nuestro cliente directo y tenemos que buscar todos estos puntos mencionados, para que captar su atención y no estar condenados al zapping. Logrando esto el siguiente objetivo es crear un lazo afectivo con nuestro comprador, si avanzamos a ese nivel, nuestra marca se volverá parte de su día a día y estaremos más lejos del fracaso.

En conclusión; la publicidad es una herramienta de crecimiento, la cual podemos ajustar a las necesidades de todos y con una enorme posibilidad de cambiar la vida de personas. Como cualquier instrumento de comunicación, si lo usamos mal, las consecuencias pueden ser fatales, pero si pasa lo contrario, el éxito estará a nuestro alcance.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL