Un punto de venta no sólo es un local con anaqueles y una línea de cajas, sino que hay una serie de elementos que ayudan a que su funcionamiento sea el óptimo y que al mismo tiempo contribuyen a conducir la decisión de compra del consumidor. Por estos motivos es sumamente importante prestar atención al diseño de una tienda, tema respecto al cual abordamos algunos de los puntos más importantes sobre este tema.

La organización

Uno de los puntos más importantes a los que le tenemos que prestar atención al momento de diseñar un punto de venta es a la organización y distribución de los productos. Es importante que los pasillos de la tienda sean espaciosos para que los clientes puedan transitar por ellos sin mayor problema.

Además al momento de trabajar con el diseño del punto de venta habrá que identificar cuáles son las zonas calientes y las zonas frías, para distribuirlas de tal modo que los clientes pasen necesariamente por las segundas para llegar a las primeras.

Iluminación

Contar con una buena iluminación no sólo responde al fin práctico de que las personas puedan ver por dónde caminan y los productos que tienen al frente, sino que este componente es de gran utilidad para destacar algunos productos en los que queremos que la gente ponga su atención para que los compren más.

Línea de cajas y los productos de impulso

Además de ser el espacio en el que propiamente se realizan las transacciones entre el retailer y los clientes, la zona de cajas se convierte en un sitio perfecto para colocar productos de impulso, los cuales pueden ser comprados sin tanta premeditación por parte del shopper. Esto ayuda a generar una importante fuente de ingresos.

Almacén

Uno de los espacios más importantes para un punto de venta y que se debe considerar al momento de su diseño es el espacio en el cual se encontrará ubicado un almacén. Esto será decisivo ya que determinará la rapidez con la que se pueden surtir los anaqueles que se vayan quedando vacíos.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL