El sueño de prácticamente cualquier empresa es generar ingresos con un máximo de ganancias. Esto se puede lograr cuando los costos asociados a la producción de un producto, incluso los que están destinados a su promoción, son mínimos. En el caso del marketing, una rama que promete lograr esto es la que se conoce como growth hacking, la cual está diseñada con la finalidad de con conseguir la mayor y mejor respuesta por medio de una serie de elementos básicos. ¿Cuáles son? En las siguientes líneas hablaremos de ellos.

Analítica avanzada

Uno de los pilares más fuertes en los que se sostiene el growth hacking es la generación y estudio de las métricas que desarrolla por la interacción que tiene el público meta con alguno de los vectores de la marca. Por ejemplo, cuando la gente interactúa con las redes sociales de la firma se lleva un registro detallado de alguna de sus principales acciones, las cuales son estudiadas y analizadas para hacer acciones que sean bien recibidas por las personas, pero que tengan un costo de realización relativamente bajo.

Pensamiento analítico

Una vez que se han obtenido más métricas adecuadas, es necesario revisarlas de manera analítica y crítica, con la finalidad de transformar esos datos en información y a su vez en conocimiento, el cual sea de gran utilidad al momento de tomar decisiones estratégicas de negocio que permitan la optimización de los recursos que se utilizan para hacer campañas.

Creatividad

Otro de los componentes que hay que tomar en cuenta al hacer growth hacking es la creatividad. Gracias a la analítica avanzada y el pensamiento analítico es posible saber qué como abordar a la gente y de que modo convencerlos para que adquieran un cierto producto. A través de la creatividad, se pueden transformar dichos insights es campañas y estrategias de alto impacto que generen una mejor respuesta por parte del público.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL