Macy’s, Gap, Nordstrom, y J. Crew están luchando en contra de caída en picadas de las ventas.

Y es que cada vez son menos las personas que visitan retailers y más las que compran en línea, a esto se le ha llamado el “secreto sucio a voces”.

A principios de 2016, Macy’s anunció el cierre de 36 puntos de venta debido a las bajas ventas registradas en la temporada navideña de 2015. El total de ventas de Macy’s en 2015 fue de 27 mil 79 millones de dólares, el nivel más bajo registrado en 4 años, un año antes el retailer había logrado ventas por 28 mil 105 millones de dólares.

Otro en la misma situación es GAP, quien registró ventas en 2015 por 15 mil 797 millones de dólares, a comparación de un año antes en el que alcanzó los 16 mil 435 millones de dólares.

La amenaza de las compras en e-tailers se está volviendo particularmente un dolor de cabeza para los retailers de ropa tradicionales, y es que empresas como Amazon ocupando esta parte del mercado de la industria de la ropa.

Durante 2015 el monto de ventas en e-tailers fue de 257 mil 564 millones de dólares, un incremento de aproximadamente 30 mil millones de dólares, a comparación de los 227 mil 771 millones de dólares de un año antes. Para este 2016 se esperan ventas por 298 mil 117 millones de dólares y para 2020 se prevén ventas de 469 mil 490 millones de dólares.

Esto se ha convertido en una sentencia de muerte a los retailers que han dependido durante mucho tiempo de tráfico en la tienda para mantener las ventas.

Los retailers están buscando la manera de ser “a prueba de Internet”. Es bien sabido que los millenials buscan comprar experiencias, por lo que no debería ser sorpresa que los centros comerciales están buscando maneras de añadir cosas que ofrezcan experiencias.

De ese modo se está tratando de convertir las tiendas en un destino “lugar de reunión”.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL