Cuba es un país que ha sido golpeado fuertemente por las prohibiciones que le han sido impuestas por el gobierno de Estados Unidos desde hace décadas, principalmente a raíz de us ideología política. Dichas hostilidades habían cesado parcialmente a finales de la administración de Barack Obama, ex presidente norteamericano, quien tuvo el mayor acercamiento en años por con el gobierno cubano, encabezado en aquel momento por Raúl Castro, hermano del dictador Fidel Castro. No obstante, con la llegada de Donald Trump al poder, los lazos volvieron a romperse.

Actualmente Cuba está atravesando por una nueva crisis, está vez de orden energético, debido a las prohibiciones que el gobierno de Estados Unidos impuso a las empresas que proveían de combustible a la isla, lo cual, de acuerdo con datos de Sputnik News. Por el momento, sólo la paraestatal venezolana PDVSA es la que está surtiendo con comburente.

Ante la falta de combustibles, las moto eléctricas han servido para que la isla se mantenga en movimiento: de acuerdo con información de la agencia de noticias AFP, han surgido clubes de este tipo de vehículos que tienen han salido a las calles para transportar a las personas a sus distintos destinos, lo cual ha sido bien recibido por los habitantes de la isla, quienes consideran que este tipo de apoyos ayudan a mantener activa la economía de la isla.

Detengámonos a pensar por un momento. Sin el apoyo de las motos eléctricas, las personas no pueden llegar sus trabajos, por lo que las empresas simplemente no podrían operar, porque no habría una escasez de personal. Cabe destacar que si la movilidad en Cuba se ve fracturada, el consumo también, es decir, si la gente no tiene como ir a comprar un cierto producto, entonces no hay flujo de efectivo y la economía termina por estancarse.

Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba, ha destacado los beneficios de las motos eléctricas en la isla como método de transporte y adicionalmente para hacer frente a la crisis de movilidad, y en consecuencia, a la problemas de movilidad en los que pueda derivar, ha pedido tanto a transporte estatales como a particulares a que cooperen para acercar a otras personas a su destino.

Un dato importante que menciona la agencia de noticias AFP, es que Cuba tiene una demanda de combustible de 7 millones de toneladas aproximadamente; sin embargo, a raíz de las prohibiciones ha tenido que operar con una capacidad reducida del 30 por ciento, cifra que podría rondar el 80 por ciento para finales de año.

De acuerdo con datos de Statista, se estima que la población actual de Cuba es aproximadamente de 11.48 millones de habitantes, muchos de los cuales padecen actualmente problemas de movilidad, debido a la falta de combustible.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL