Uno de los cambios más significativos en las tiendas minoristas más relevantes del sector se encuentra en su apertura de canales para ofrecer una experiencia omnicanal a los consumidores.

En estos días una de las prácticas más frecuentes entre los consumidores de diferentes se encuentra la búsqueda de determinados productos en línea para finalizar la compra en los puntos de venta físicos. He ahí la importancia de contar un una fuerte presencia digital.

Sin embargo, la experiencia del consumidor no debe centrarse únicamente en las plataformas digitales. De hecho, las tiendas físicas para los consumidores latinoamericanos siguen siendo importantes, debido a que en estos sectores del mercado los consumidores apoyar sus decisiones de compra a través de la confianza que otorgan elementos físicos.

Una buena experiencia de compra de una tienda física dependerá de su distribución. Elementos como la ubicación de los artículos, la iluminación, el merchandising del lugar en pocas palabras, es crucial para que el consumidor se sienta cómodo y realice sus compras de la mejor manera posible.

A continuación, te damos algunas claves para optimizar el espacio de un punto de venta.

Da prioridad al objetivo del negocio

Es posible que algún distribuidor pida mostrar una determinada categoría por distintas razones como que se trate de un lanzamiento, relanzamiento, una promoción exclusiva, etc. Sin embargo, la colocación de productos de manera excesiva en el punto de venta puede afectar los objetivos comerciales de la tienda.

Planifica espacios de exhibición

Es importante que consideres rentabilizar el espacio disponible en el punto de venta. Esto se puede lograr a través de identificar las áreas más importantes, las zonas calientes y frías de la tienda, para que el consumidor no se confunda al pasar por los pasillos de la tienda, y pueda identificar de la manera más rápida sus artículos que desea adquirir.