Hace algunos años, cuando Black Mirror estaba en boca de todos, surgió un capítulo que dejó a todos con la sangre helada: se trataba de la historia de una chica que vivía en un sociedad futurista, en la que las personas eran calificadas en sus redes sociales, lo cual te metía en una espacie de ranking, que te daba o restaba preferencia. Eso parecía un futuro aún lejano, incluso una terrible historia de terror imposible, sin embargo, se sabe desde hace algún tiempo que China, para tener mayor control sobre la población y la libertad de expresión, ha utilizado herramientas como el reconocimiento facial a través de cámaras de vigilancia.

Sin embargo, esto no fue suficiente para el gobierno de China, que, desde el mes de septiembre de este mismo 2019 anunció que la utilización del reconocimiento facial se volverá obligatoria para los usuarios de dispositivos móviles, quienes tendrán que hacer uso de esta tecnología con la finalidad de poder desbloquear sus aparatos, de acuerdo con información de la agencia de noticias Europa Press.

Adicionalmente News Paper comenta que con esta disposición que ha entrado en vigor el domingo primero de diciembre, las empresas de telecomunicaciones tienen la obligación de recopilar los datos de los usuarios, esto, según comentó el ministro de Industria y Tecnología de la información que esta acción tiene como finalidad la de reguardar los intereses de los ciudadanos que se encuentra en el mundo digital, aunque cabe destacar que las medidas similares que ha tomado la administración china han sido criticadas fuertemente en todo el mundo, por la invasión a la privacidad que implican.

Dicho en otras palabras, cada que una persona adquiera un nuevo número telefónico, tendrá que grabarse para poder desbloquearlo, esto prevenir fraudes y delitos cibernéticos, según la versión oficial del gobierno chino; sin embargo, según experimentos realizados en la Universidad de Oxford, se considera que herramientas como el reconocimiento facial puede ser utilizado para seguir de manera digital a cada ciudadano y al mismo tiempo vigilar cuáles son los comentarios que hace en espacios digitales como las redes sociales.

Aunque la identificación y autenticación biométrica está siendo fuertemente utilizada en China, lo cierto es que, de acuerdo con datos de Statista, se estima que el mercado de este tipo de tecnología es más grande en Norteamérica que en Asia, puesto que el primero es de 5.87 mil millones de dólares, mientras que el segundo es de 5.18 mil millones de dólares, en tanto que para regiones como Europa, es de 5.32 mil millones de dólares.

Mientras que para este 2019 se espera que los usuarios de smartphone alcance los 748.3 millones, se espera que para el 2023 dicha métrica llegue hasta los 868.2 millones, según Statista. Para el 2018, el uso de los datos biométricos en dispositivos móviles en China fueron utilizados para la autenticación a través de la huella dactilar (80 por ciento), reconocimiento facial (44 por ciento), reconocimiento de voz 39 por ciento) y desbloqueo a través de la identificación del iris (15 por ciento).

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL