Las empresas más importantes del mundo no solo destacar por contar con productos o servicios con gran valor para el consumidor. Más allá del nicho de mercado para el que trabajan, una de sus claves de crecimiento en su sector es que su liderazgo se basa en un profundo conocimiento de su industria y su relevancia fuera del punto de venta.

Es un hecho que toda marca tiene competidoras. Sin embargo, la diferenciación se logra por medio de un enfoque en la soluciones específicas. En tanto, los mercadólogos tienen el reto de generar campañas que impulsen un propósito de marca, más allá del conocimiento del producto o su venta. Las experiencias son clave para conectar el propósito de una marca con el consumidor. 

En entrevista, Kareli Espinosa, directora de mercadotecnia de Helados Holanda, ha señalado que las marcas deben tener un propósito, más allá de la parte comercial. “Magnum se ha caracterizado por hablar siempre del placer. Magnum invita a los consumidores a liberarse para vivir el verdadero placer”, señaló. En este caso, la marca se ha caracterizado por invitar al consumidor a experimentar el placer, así como la forma de vivirlo, en este caso, a través de su producto. 

De igual manera La Costeña es una marca que ha llevado su conversación hacia temas de sustentabilidad, con la finalidad de crear conciencia y sensibilizar al consumidor sobre la importancia de cuidar el planeta.

En cierto modo, existe una conversación más allá del producto. De acuerdo con el estudio Las 10 principales tendencias globales de consumo para 2019 de Euromonitor International, el consumidor actual es más consciente de sus decisiones de compra, por lo que cuenta con una mayor influencia y puede extender tendencias hacia otras personas.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL