Existe un romance entre la tortura y el arte que no deseo abordar, prefiero y debo tratar el tema del marketing en las plazas, entre taurinos y toreros, sé que resultará polémico, pero así es el camino que se recorre cuando se quiere buscar nuevas interpretaciones.

Más artículos de Arturo González:
Chicos Corona: de la activación a la venta
BTL en el WC: 5 ejemplos

Con el mayor de los respetos por mi ausencia del conocimiento taurino y también con el esmerado sigilo para no tocar una fibra a los anti-taurinos.

Llevo tiempo anhelando esta participación, fue una tarde viendo la corrida de la Plaza México que se me prendió el foco, quiero precisar que mi abuela materna, tías, mamá y muchísimos amigos son apasionados de la fiesta brava, vivo en una ciudad donde se crían toros de lidia, con el apunte al margen les sonará lógico mi interés de describir el BTL propio de las faenas y sus audiencias.

El segmento es preciso, admite nuevos aficionados, sin embargo, el target viste, come, fuma y bebe a su forma, en resumidas cuentas, los taurinos adoptan un estilo de vida, algunos entre temporadas, otros al cien por ciento pues trabajan en el medio y unos cuantos improvisadamente acuden a las corridas guiados por la influencia de los amigos.

Les comparto cinco puntos para hacer más compresible el tema:

1.- El taurino es la pieza clave de la publicidad BTL. Acuden ataviados a una usanza entre ganadero y fresa en domingo, usan sombreros, mantillas y botas de vino, pero no es sólo la vestimenta la que habla de toros, también sus comentarios en las redes sociales, sus fotos y el trauma post-corrida, siendo buena se llena de efusivas opiniones y siendo mala se convierten en severos comentaristas especializados.

2.- Comida, vino y recuerdos. Lo que se vende en la plaza varia según la geografía, pero se resume en comida, bebidas con alcohol o sin él y una variedad de souvenirs para cualquier edad. Me resulta sorprendente la campaña de Torres para comercializar su edición Torres10, apoyado en lindas señoritas vestidas algo así como monosabio, promoviendo la venta y obsequiando boinas en la compra, BTL que es digno de orejas y rabo.

3.- La convivencia genera empatía. Igual que en los fanáticos del futbol, los taurinos forman grupos de convivencia, se anticipan a la corrida con una comida en alguna casa o restaurante, donde obviamente platican de toros, los más osados y prendidos rematan el día en un bar. A veces la empatía hacia la fiesta es más por las relaciones que por la fiesta misma, sea cual sea el interés, somos seres sociables y comunicadores, es el mensaje de pasarla bien, un mensaje publicitario para los que no pertenecen al grupo.

4.- La cooperación de las nuevas plataformas. Para beneplácito de la afición, la tauromaquia adquiere dimensiones virtuales, sale de la plaza de toros y se coloca en las redes sociales, los teléfonos inteligentes, las revistas virtuales, en estos puntos se genera interacción, polémica, culto y diversión.

5.-Los anti-taurinos como una minoría poderosa. Existen personas que luchan por desaparecer las corridas, pues argumentan que es una fiesta salvaje y tortuosa. Coincidamos o no, lo que resulta cierto es la fuerza con la que arremeten, en los inicios eran cohibidos tanto en actos como en protestas, hoy en día la violencia que critican les caracteriza en sus manifestaciones. Utilizan la guerrilla marketing como estrategia y se basa en focalizar la atención de autoridades, medios y afición.

La tarde que describo en párrafos anteriores, surgió al ver torear a Eduardo Gallo @EduardoGalloE, este joven español me apasionó de tal forma que le sigo en Twitter, he visitado su página web y estoy al tanto de su trayectoria, maneja de forma excepcional sus relaciones con los medios, el público y en general hace un estupendo trabajo de marketing. Le agradezco la paciencia que me brindó para hacer posible el artículo. www.eduardogallo.es

En el marketing y en los toros, todos los días se pone a prueba la valentía, se trabaja bajo esquemas de disciplina, se logra hacer amigos de por vida, se viste de luces cuando se ha madurado la idea, el público aplaude de pie, vitorea.

Gracias familia Velasco Carmona por el privilegio de su compañía.

Eduardo Gallo

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL