Expos: cómo sobrevivir en tiempo de crisis

Por Jaime Torres Fidalgo

Una de las áreas que más ha afectado la crisis económica mundial y especí­ficamente el caso de México, es la industria de exposiciones y ferias comerciales. Quienes han asistido últimamente a alguna de ellas, notarán que las inversiones de los participantes han disminuido considerablemente.

Ya casi no se ven esos grandes stands vanguardistas con área VIP tipo lounge y edecanes AAA en cada esquina del área contratada. Muchas compañí­as, incluso han decidido no participar este año en eventos clave para sus productos o servicios, por no percibir un claro retorno de inversión en este tipo de participaciones.

Sin embargo, lo cierto es que aún no todas las compañí­as han capitalizado el importante canal de comunicación y networking que representan estos escaparates. No se trata de tener una edecán guapí­sima que se aburre y lo expresa con una mueca disfrazada de sonrisa.

Ni tampoco poner a la fuerza de ventas de la compañí­a con traje descuidado y corbata de poliéster con finos detalles de mole de la comida, a repartir volantes y panfletos mientras abordan a cualquier persona que se atraviese con descuido, para explicar las bondades del muevo extractor del aire acondicionado minisplit automático XPW-2. Mucho menos con un stand que no comunique absolutamente nada al asistente.

Debemos considerar que las expos y ferias comerciales son precisamente escaparates que nos permiten un contacto cara a cara con clientes potenciales. Una oportunidad de tener retroalimentación con ellos y comenzar a crear una relación a largo plazo.

Por su puesto que no es rentable una inversión de uno o dos dí­as, si no se tiene un adecuado seguimiento y proyección a futuro. Las expos y ferias comerciales no sólo son para tener presencia de marca o vender, sino para hacer networking, un esfuerzo que podrá ser capitalizado a lo largo del año. Y no es indispensable una gran inversión, pero si es elemental una gran planificación; la adecuada capacitación “”que será nuestra cara ante el cliente potencial””, una comunicación correcta, atractiva, así­ como una buena generación de base de datos.

Recordemos que estaremos a un lado de nuestra competencia, ¿hacia donde queremos que mire el cliente? ¿Hacia la edecán extranjera con cara de “yo no me merezco esto” o hacia un ambiente que lo invite a averiguar que hay más allá del producto o servicio “”y no solamente de la edecán””?

Contacto: [email protected]

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL