Desde hace un par de semanas estoy armando (junto con mi bola mágica) el grupo de acciones que serán tendencia en el 2015, sé que para algunos me estoy adelantado, a decir verdad, estoy fuera de tiempo, un principio del futurismo es trabajar más allá de un año, pues suena más a horóscopo que a un trabajo de investigación.

Más artículos de Arturo González:
Letizia: la reina del sampling
El poder de los merolicos: 6 características
Un LIKE por el amor de Dios: 5 puntos

Lo anterior lo comento porque aquellos que se han despeñado como profetas de lo que le acontecerá a la humanidad, pronostican con medidas más amplias que de un año a otro, por ejemplo décadas, cuartos de siglo, la mitad o un siglo entero.

Con la ironía propia de las ciencias adivinatorias, no se dónde vaya a parar el trabajo (si sé, pero aún no puedo contarlo), lo que sí quiero comentarles, es que he visto con buena voluntad la respuesta de algunos colegas a los que me dedico a molestar, también tengo que decir que algunos contestan cosas relativas a la navidad, cuando la pregunta es ¿qué BTL viene para el 2015?

Ambas respuestas ayudan, unos muy seguros por la experiencia que poseen me relatan con mando lo que pasará, otros realizan el salvavidas, buscan en Google, otros políticamente me desvían la conversación. Yo digo que todas las respuestas sirven, pues son un panorama de la actividad. Creativos, directores de agencias, diseñadores, estudiantes y personas de los medios, están en la mira.

Mientras tanto, junto con mi socio Oscar Asero, dimos en el clavo, encontramos un rubro por el que puedo poner las manos al fuego, estamos confiados que en el 2015, el BTL se aproximará de la exclamación a la interrogación.

Para explicarnos, le platico, creemos que las empresas no apostarán el total de sus esfuerzos en hacer divisiones tan primarias como ATL & BTL, online u offline, sino que estarán armando planes por necesidades, sin importar si se mezclan los conceptos o si es complejo decir desde que campo se trabaja. Lo que si es visible es que le apostarán por ese juego de las Pista de Blue entre el consumidor y la marca.

Ambos sabemos que el marketing online ha empleado la duda y el asombro para ser atractiva, lo que debemos hacer es incentivar un BTL en donde no sólo se dialogue, también se participe, se proteste, se tengan dudas y las mismas se expresen.

Después de un par de campañas en donde el premio es tirarse del paracaídas, podemos ver que la exclamación viene fuerte, el reto es comprender que hay otras cosas que producen EMOCIONES, por ejemplo, ya vimos esto que le llaman adrenalina, pero hay una gama muy amplia, la ternura, el deseo, la intriga, por citar algunas posibilidades.

El ser humano es un ente al que le gusta competir y resolver, es propio de la naturaleza de nuestra conducta, las preguntas son:

¿Cuáles incógnitas debemos atender desde nuestra marca?
¿Cuál es la máxima emoción que se pudiera sentir con nuestra marca?
Ponga atención, la pregunta más importante es ¿qué viene para el 2015?

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL