El comercio, y, en consecuencia, las maneras que existen para promocionar un producto, son una de las actividades humanas más viejas que hay. Entendidas desde la visión y los conceptos que hemos acuñado en la actualidad, las primeras transacciones que se realizaron tuvieron que ser minoristas: una persona intercambiaba un producto por otro a través del trueque. En cada país el sector minorista ha florecido bajo sus propias características y de su manera. A continuación veremos cuál fue la evolución historia del retail en México.

Al remontarnos a la época prehispánica, específicamente al pueblo mexica, una de las figuras fundamentales en el comercio minorista eran el potchteca, comerciante que, de acuerdo con Arqueología Mexicana, se dedicaba conseguir, transportar y comercializar bienes principalmente duraderos, oro, piedras preciosas o plumas de aves exóticas.

Sin embargo, los bienes de consumo fueron generados distribuidos (cómo los alimentos) fueron comercializados por los propios habitantes de las grandes urbes, quienes vendían sus productos en los tianguis, modelo de comercio informal que se mantiene hasta nuestros días.

Posteriormente, tiempo después de la Colonia y en los primeros años del México independiente, se trataron de formalizar los tianguis y se crearon los mercados, según comenta la Universidad Autonoma del Estado de Hidalgo, pero básicamente el comercio minorista no tuvo mayor cambio.

Es hasta finales de los años 1800 cuando marcas como El Buen Tono o Cerveza Victoria llegan o nacen en México (según sea el caso), lo que genera un cambio de paradigma en la forma de vender y promocionar productos. Uno de los primeros grandes minoristas en llegar a México es Palacio de Hierro, quien introdujo, innovó y perfiló el sector del retail en el país, a través de las estrategias utilizadas para colocar productos con el consumidor.

De acuerdo con datos de Statista, el sector del retail en todo el mundo alcanzará para este 2019 los 26.29 billones de dólares, mientras que para el 2020 se espera que este indicador llegue a los 27.73 billones de dólares.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL