• Hasta el último conteo realizado por la OMS, se estima que los casos por coronavirus COVID19 en el mundo son 2,183,908.

  • Según datos de Statista, el número pacientes confirmados con este padecimiento en México suma 6,297.

  • Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, dio a conocer que el aislamiento social se extendería hasta el 30 de mayo.

Entre los muchos efectos que ha tenido la pandemia por coronavirus COVID19, se encuentra lo que se ha llamado como “Gran Confinamiento”. Se estima que al menos 4 de cada 10 personas en todo el mundo se encuentran en sus domicilios, como parte de las medidas de aislamiento social que han tomado distintos gobiernos alrededor del mundo, con la finalidad de prevenir nuevos contagios Los cual nos lleva a pensar qué tanto ha cambiado este evento el comportamiento del consumidor antes y durante de que se implementara la cuarentena. En las siguientes líneas hablaremos sobre esto.

De acuerdo con datos de Nielsen, se han detectado que el consumidor ha pasado por distintas etapas, desde antes que haya comenzado la cuarentena y hasta que se de por concluida. Específicamente, son seis las fases por las que transita un shopper: la compra para proactiva para la salud, la adquisición reactiva para la salud, la preparación de despensa, almacenamiento de víveres para la cuarentena, el aislamiento social propiamente dicho y la vuelva a la normalidad.

Mientras que en la primera fase mencionada, el consumidor busca artículos que que le ayuden a cuidar su salud, desde geles antibacteriales hasta mascarillas, sin embargo, para la segunda fase se enfoca en comprar bienes que lo apoyen a hacer frente al contagio, como es el caso de los desinfectantes y de los aerosoles.

En tanto que en la cuarta fase, el consumidor comienzan a hacer compras de las despensa básica que son un poco más grandes de lo normales, como una especie de preparación para lo que viene, en la cuarta etapa el volumen de compras se duplica, ya que los consumidores se centran tener la mayor cantidad de recursos posibles para la cuarentena.

Para la quinta etapa, el consumidor se mantiene en casa, por lo que su volumen de compra se reduce drásticamente, en tanto que las ventas online comienzan a despuntar. La sexta fase parece nebulosa y depende en gran medida del tiempo que tarde la cuarentena y los efectos que tenga la pandemia en términos de consumo.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL