El 18 de septiembre fue la fecha que marcó el deceso de la reputación de Volkswagen, ya que la Agencia de Protección Medioambiental Estadounidense (EPA) descubrió que la marca automotriz había manipulado el funcionamiento de sus coches para maquillar las cifras de emisiones. Hoy, ese fraude ha puesto en la mira a la marca no sólo en Estados Unidos sino en otras partes del mundo.

Más notas relacionadas:
3 escándalos que han puesto en peligro el branding de Walmart
Subway realizará dos cambios para sobrevivir a escándalo
Walmart, en escándalo por hacer pastel en “favor” de ISIS

De entrada las autoridades europeas han dado a conocer que el fraude de Volkswagen es a nivel mundial, sin embargo, Alemania y Francia ya están investigando el caso.

De acuerdo con la NBC news, la marca automotriz dijo este martes que 11 millones de vehículos diesel en todo el mundo podrían haber sido alterados, pero que estas modificaciones en los motores de sus vehículos fue de manera intencional con el fin de obtener cifras más limpias de emisiones durante las pruebas.

Acto seguido, el software se apagaría, según la marca, dando a los conductores más poder y la posibilidad de que el vehículo llegara al límite de la contaminación legal.

Al momento, las acciones de Volkswagen han caído 20% en el comercio europeo y la reputación de la marca está en juego, sobre todo en su natal Alemania.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL