La cervecera Andes inauguró en Mendoza, Argentina, el primer bar inclinado del mundo el objetivo es que para servir la cerveza perfecta hay una técnica que no todo el mundo domina: inclinar el vaso a 45 grados para lograr la espuma justa. La espuma es fundamental para garantizar el sabor de la cerveza.

Algo tan sencillo y complicado a la vez, que ha sido motivo de miles de discusiones entre amigos y millones de vasos cerveza exageradamente llenos de espuma. Un problema que ninguna cerveza se había dedicado a atacar en serio.

Andes, la cerveza de los mendocinos, decidió embarcarse en un proyecto ambicioso y sin precedentes. Y convocó a prestigiosos arquitectos, ingenieros, físicos y consumidores, para encontrar una solución. La solución fue construir El Bar 45 de Andes, el primer bar inclinado del mundo.

Aprovechando la inclinación natural de las montañas de Mendoza se construyó un bar donde todo: piso, barra, puertas, ventanas, mesas, sillas, y por supuesto la chopera, está inclinado. Para que cada cerveza Andes se sirva perfectamente.

Para aquellos que quieran disfrutar una Andes servida perfecta en casa, en todos los puntos de venta adheridos se van a comercializar vasos especiales para que enseñar a servir una Andes con la inclinación justa.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL