Bitácora 1

A lo largo de más de 20 años de lidiar, digo, tratar con toda forma y características de líderes reales, de jefes de departamento o área y de dueños de empresas, micros, pequeñas, medianas y grandes, del sector público y privado, nacionales y multinacionales, he podido identificar algunos conceptos sumamente relevantes para obtener “el camino al dorado” empresarial, los resultados de negocios que traducidos literalmente significan ventas, ingresos y en el mejor de los casos, utilidad.

Más columnas de Eugenio Valle:
A mí me vale ma…!!! (coaching a la mexicana) Bitácora 0

Sin lugar a dudas, la obtención de resultados tiene fundamentos esenciales en el comportamiento humano, por una parte, el sentido de logro alcanzando tras una rutina periódica hace que esas acciones tengan un sentido, que la lucha diaria dignifique a quien la lleva a cabo; por el otro lado, las empresas no subsistirían si no tienen los resultados de negocio para crecer y participar de la economía del entorno. Por lo tanto, SÍ SON MUY IMPORTANTES LOS RESULTADOS.

Ahora, la pregunta mágica es, ¿cómo hacerle para llegar a esos resultados de negocio a través del desarrollo de la gente? Y la respuesta es… ACTUAR CON CONGRUENCIA.

La congruencia es pieza clave dentro del entorno de los negocios, la mejor definición que he obtenido sobre este tópico es, di lo que haces y haz lo que dices. Simple y complejo a la vez.

Simple, porque basta con ser una persona de una sola cara, íntegro, directo, real y leal a la palabra. Como líder de un grupo, la congruencia con la que lleves tus actividades te dará el respeto y el seguimiento que se requiere para ser ese gran líder y llevar al grupo a la consecución de los objetivos, sí, de los objetivos del negocio. Complejo, porque requiere que ese líder tenga los pantalones (o las faldas, puesto que la palabra LÍDER, no tiene genero específico, aplica tanto a mujeres como a hombres) bien puestos, que se pueda enfrentar inclusive a los superiores y a las adversidades del entorno, y que a la vista de su grupo, a pesar de las incongruencias de la vida, él o ella se mantengan “FIRMES Y DIGNOS” como lo diría el Gladiador.

Las empresas por su propia dinámica generalmente alcanzan cierto nivel en sus resultados, van alcanzando mediocremente las cuotas establecidas y cuando éstas no se alcanzan, vienen los correspondientes “jalones de orejas”, regaños recriminatorios más que verdaderos procesos de enseñanza-aprendizaje que hagan que se desarrollen estrategias y se apliquen tácticas inmediatas para que en el siguiente periodo a evaluar, sí puedan alcanzarse y superarse las metas.

Imagina a esas empresas, cuando el líder aplica la congruencia en el sentido de querer alcanzar las metas y que su gente cada vez las pueda alcanzar por su propio logro, y establece las estrategias y acciones correspondientes como un proceso permanente y de mejora continua; indudablemente, la gente va a crecer y buscar ese sentido del logro mencionado anteriormente, entonces, y sólo entonces, quizás las empresas que medianamente consiguen resultados, se conviertan en grandes empresas como tantos ejemplos extranjeros que tenemos, y que la gente realmente se pelee por entrar a trabajar ahí…sueño guajiro…no lo creo, más bien ACTUAR CON CONGRUENCIA

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL

Artículo anterior¿Cómo cotizar?
Artículo siguienteBTL en Colombia; hoy y mañana
Ingeniero en sistemas por el ITESM y maestro de negocios internacionales por Universidad Cristóbal Colon. Instructor certificado por el Conocer y CrioH en la metodología de la empresa consciente. Recién iniciado en el Doctorado en Administración en la Universidad Anáhuac del sur.