Por Joan Alvares Lamarca

e-mail: [email protected]

joan-alvares.jpg

1. Algunos pronosticaron el fin de la industria musical.

Estos mismos son los que ahora ven en la piraterí­a un poderoso aliado para promover sus grupos. Así­ funciona: la música gratuita aumenta la posibilidad de escuchar al grupo, éste sube su caché y por ende consigue más contrataciones. Los que de esto entienden aseguran que nunca en la historia han habido tantos conciertos de éxito como hoy. Mientras, el CD se convierte en un objeto caro, condenado al ostracismo y carente de todo el glamour de sus antecesores analógicos K7 y vinilo, ahora objetos de culto.

Más columnas de Joan Alvares:
Prosumers al poder
De la Ad-ministración y otros asuntos
Creativo profesional

2. Algunos pronosticaron el fin de la prensa escrita.

Se preguntaban cómo, en la era de internet ( la de la información infinita a tiempo real) se iban a vender los viejos periódicos en papel. Hasta que otros dieron con la prensa gratuita, una de las fórmulas de negocio que más éxito ha cosechado en Europa. Así­ funciona: poner el periódico a precio cero para el coste, aumentando así­ la audiencia del mismo y multiplicando los ingresos en publicidad. La fórmula no es nueva: la televisión utiliza esta fórmula desde que nació.

3. Hoy algunos pronostican el fin de las agencias de publicidad.

Los más catastrofistas se preguntan hoy, para qué hacer publicidad si la mejor publicidad ya la hacen los propios usuarios. En la era de las redes sociales, de los prosumers, de los crossumers, ¿qué papel juega el publicista?

Pues bien: crear contenidos de marca suficientemente atractivos para este nuevo consumidor (y no el publicista) para que, por si mismo, decida difundirlas.

La fórmula tampoco es nueva: sólo que si antes se llamaba “boca-oreja” ahora le llamamos “buzz”.

Traigo pues a colación aquello de que “Nada desaparece, todo se transforma”.

Contacto: [email protected]

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL