Te acabas de enterar que la vacante de tus sueños está abierta y la empresa está en proceso de selección. De inmediato actualizas tu CV, lo envías y resulta que la compañía desea tener una entrevista contigo.

Recibir esta noticia mediante una llamada telefónica o a través de un email es algo que emociona y al mismo tiempo nos pone nerviosos dado que implica estar en contacto directo con un reclutador y con la persona que podría llegara a ser tu jefe o líder, y no debemos perder de vista que se trata de una oportunidad que, en muchas ocasiones, puede resultar única, por lo cual debemos estar lo suficientemente preparados para causar una buena impresión pero sobre todo para convencer a la persona que estará frente a ti de que tú eres el candidato ideal para la vacante.

Al tratarse de un momento crucial para ser o no elegido, es necesario que contemples estas 8 cosas que debes aplicar antes y durante la entrevista y así elevar las probabilidades de que te den el puesto.

Investiga sobre la empresa donde deseas trabajar

Algo que los reclutadores y futuros jefes esperan de ti es que estés al tanto de lo que hace la empresa, es decir, que conozcas datos básico como fecha de fundación, nombres de los dueños, industria a la que pertenecen, servicios y/o productos que ofrecen, entre otro tipo de información, ya que si te preguntan algo relacionado con este tema no sólo mostrarás que fuiste preparado y te tomaste el tiempo de investigar, sino que demostrarás un interés real en la vacante, lo que será bien visto por la gente de Recursos Humanos.

Acude vestido de forma correcta

Incluso cuando el puesto al que te postulas no requiere vestimenta formal cuando ya estés trabajando, lo ideal es acudir a tu entrevista vestido de manera adecuada. Tal vez no necesites ir con traje sastre, pero algo que puede funcionar es combinar prendas casuales con algunas más formales tales como sacos y calzado con tacón.

Sé puntual

No hay algo que enfade más al reclutador y que cause una muy mala impresión que llegar tarde a tu cita. Vivir en una ciudad conde el caos vial, las manifestaciones y el pésimo servicio de transporte público sean el pan de cada día puede influir en acudir puntual a la entrevista, pero si tenemos este antecedente de caos será necesario que salgas con más tiempo de anticipación, preferible llegar antes que retrasarte porque es posible que Recursos Humanos tome ese retardo como una falta de interés en la vacante.

Mantén un buen lenguaje corporal

Mucho de lo que no dices puedes reflejarlo con tu postura, gestos o ademanes. Un reclutador está pendiente de todo lo que dices y expresas no sólo con las palabras, sino también con tu lenguaje corporal y hasta con tus silencios.

Mirar a los ojos a tu interlocutor, sentarse erguidos, mover las manos de cierta forma, moverte piernas o brazos mientras hablas, entre otras acciones pueden hacer la diferencia entre ser contratado u optar por alguien más.

No mientas en tu CV ni en la entrevista

Si crees que añadiendo algo a tu currículum o contando historias ficticias sobre supuestos logros impresionarás al reclutador, lo único que conseguirás es que te sorprendan en la mentira, no seas contemplado para el puesto e incluso seas vetado de esa empresa y no se te permita postularte posteriormente en otras vacantes.

En caso de que lograrás engañar a Recursos Humanos y te dieran el puesto, al momento de iniciar a trabajar aquello que según sabías hacer o dominar no se verá reflejado en tu desempeño laboral y la verdad saldrá a la luz, lo que te traerá una mala imagen y hará que te despidan.

No te expreses mal de tus jefes y trabajos anteriores

Es posible que en tu trabajo anterior hayas tenido problemas con tu jefe o compañeros de trabajo, que no recibieras un trato adecuado, que no reconocieran tu labor y resultados o que te hayan despedido sin una justificación válida, Sin importar que tan mala haya sido tu experiencia en otras empresas, evita hacer comentarios negativos de esas compañías en tu entrevista porque se puede inferir que así te expresas de todos los lugares donde has laborado, una historia que se podría repetir en esa nueva empresa a la que te postulas.

Haz preguntas

Si el entrevistador te pregunta si tienes dudas o deseas hacer alguna cuestión relacionada con la vacante o con la propia empresa, no te quedes callado y pregunta, y no necesariamente porque el reclutador te lo solicita, sino también para que des cuenta del interés que tienes en el puesto, además de mostrarte empático.

Acude seguro y confía en tus capacidades

Esto está relacionado, tanto con tu CV como con tu lenguaje corporal. El acudir seguro de uno mismo y reflejarlo durante la entrevista harán que tu ánimo esté al cien, estés atento a las preguntas y comentarios del reclutador y saques a relucir todo aquello que te caracteriza y que podría beneficiar a la empresa.

Cada que acudas a una entrevista de trabajo piensa positivamente y ve por todo, incluso cuando sabes que la fila de candidatos es larga.

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL