El Below The Line sigue siendo para muchos en Latinoamérica (especialmente clientes y universidades) un compendio de teorías llenas de misterio, complicación pero sobre todo ignorancia. A continuación algunas verdades y mentiras.

Más columnas de Edson Brizuela:
Eventos Especiales: definiendo objetivos
El arte de la guerrilla…
Back to Basics: 3 puntos clave para implementar estrategias BTL

No somos una herramienta publicitaria

He escuchado a muchas personas definir al BTL como esa “parte de la publicidad” y sin duda ahí inicia nuestro error conceptual. El BTL es una herramienta del mercadeo y la comunicación tan importante como la misma publicidad, las relaciones públicas y digital.

Somos Marketing de Experiencias

Sin duda alguna el nombre Below The Line está caducando para pasar a ser lo que siempre hemos sido: Marketing de Experiencias. Es mentira que BTL es diferente, simplemente es el nombre que tenemos desde hace más de una década. Quiero desmentir aquellos que creen que muere uno y nace el otro… para mí solo será un “re-bautizo”.

Existen creativos y estrategas en BTL

Es increíble que muchas agencias del área le sigan asignando la tarea de estrategia y creatividad de BTL a los creativos publicitarios. El mundo se ha movido a una dinámica de especialización y por eso seguimos “pecando” en crear campañas que llevan componentes de experiencia de marca, pensando en premios más que en resultados efectivos enfocados al cumplimiento de resultados medibles.

¿Baratos?

Sin duda alguna depende con qué nos comparen. Las experiencias pueden alcanzarse con una alta dosis de creatividad tanto en la planeación como ejecución, pero no podemos esperar que toda acción de BTL sea “regalada” solo porque existe el mito de que somos de “bajo costo”. Al igual que las demás disciplinas, la experiencia, los resultados y las buenas ejecuciones cuestan.

No somos productores

En muchos lugares y en muchas empresas nos llaman “la productora” o los “productores”. Sin duda este punto es muy delicado, pero nosotros no somos productores como tal. Sin duda contamos con un departamento de producción, pero somos asesores en la creación de experiencias adecuadas para las marcas. Un productor es creativo y ejecuta bien… un estratega de BTL debería ser alguien con mayores capacidades de análisis, conocimiento de otras disciplinas y sin duda preocupado por resultados más estratégicos y no de apariencia.

El BTL (o Marketing de Experiencia) existe entre nosotros décadas atrás pero nos ha costado otras décadas más lograr la importancia que estamos teniendo hoy en día. Un paso para profesionalizarnos es dejar esa “zona de confort” que da el dinero ganado y pasar a un plano de mayor injerencia en las comunicaciones de nuestros países.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL