Además de la imagen de marca y sus colores corporativos, una empresa suele distinguirse por otro elemento que forma parte de su esencia: el eslogan.

Y es que adicional al resto de los elementos visuales que conforman la identidad de una firma, esta frase ha logrado que millones de personas logren reconocer una marca, en cuanto la escuchan o leen..

De acuerdo con el catedrático Juan Herrero Cecilia, de la Universidad de Castilla, un eslogan se presenta como un enunciado breve, conciso, fácil de recordar y retener en la memoria por un periodo de tiempo largo, el cual remite hacia una compañía o persona, de tal forma que resulte impactante, atractiva e ingeniosa, mismo que va dirigido hacia el público meta.

De acuerdo con la escritora Olga Martínez, autora del libro “Redacción Publicitaria”, uno de los puntos más importantes para que el éxito de un eslogan se dé, es la repetición, ya que a través de escuchar continuamente una frase, el target la hará suya y la tendrá en la cabeza, incluso cuando no esté frente a la marca.

Consejos para hacer un eslogan inolvidable

Ser breves y contundentes, son dos factores que permiten recordar un “Just Do It” o “La cerveza es Corona”, por ejemplo. Por ello, para poder hacer que un eslogan se quede en la mente del consumidor e influya en su preferencia de marca y decisión de compra, se pueden aplicar los siguientes tips.

  • Crear una frase que corresponda con la imagen de marca: la frase “Recuérdame”, de Gansito, propiedad de Marinela, es un claro ejemplo que cómo esta palabra se vincula perfecto con la ternura que denota el pato, además de que la voz en off que la dice le impregna algo dulce y cálido.
  • Comunica un mensaje aspiracional: El caso de “Soy totalmente Palacio” es muestra de que su frase evoca estilo, un modo de vida al que muchos consumidores aspiran. Este eslogan, al igual que la propia marca, reflejan clase, moda y estatus, además de ser congruente con los valores e imagen de la empresa.
  • Directo y original: “Todo el mundo tiene un Jetta”, es un eslogan que cumple con la sencillez, y tiene a su favor la contundencia y claridad; a pesar de no tener una rima, funciona porque el mensaje es explícito y además expresa el nombre de la marca.
  • Relación implícita: “Just Do It” de Nike, o “Impossible is nothing” de Adidas, ponen de manifiesto que los eslogans pueden no necesariamente tener un mensaje explícito, como el caso de Jetta. No obstante, ambos funcionan y son fáciles de recordar porque comunican liderazgo, esfuerzo, decisión y se promueve a las marcas.
  • Vocabulario coloquial: cuando una marca utiliza una frase sencilla, corta y con palabras de uso cotidiano, es más sencillo que se quede grabada en la mente del consumidor. Tal es el caso del eslogan “¿Y la Cheyenne apá?, de Chevrolet, frase que a pesar del tiempo que tiene de haber sido parte de su campaña promocional, se ha quedado para la posteridad, gracias al uso del lenguaje y humor que expresa, tanto que la gente suele usarla en situaciones cotidianas de su vida, a manera de broma, lo cual fortalece la recordación de marca.

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL